Patrocinado por RB MJN          

 

 

 

 

 

Aunque ahora puede que no te suene de nada, lo cierto es que en el año 2008, Google lanzó su servicio de salud, Google Health después de cinco años de pruebas pero el 24 de junio de 2011, Google anunció, de forma oficial, que abandonaba la plataforma Google Health, un proyecto de historia clínica electrónica que muchas entidades habían adoptado para sus trabajadores y asociados. Si no sabes en qué consistió Google Health, no dejes de leer que te lo explicamos a continuación.

Al principio, Google Health obtuvo el éxito ya que intentó aprovechar un hueco en el mercado ofreciendo algo que todos los expertos en salud e Internet proponían y pedían como la posibilidad de intercambiar datos de salud y de tener accesibles los datos en cualquier momento. Esto, lógicamente, tenía un objetivo final doble. Por una parte, que las grandes corporaciones, aseguradoras y hospitales subcontratan el servicio de historia clínica a Google y, por otra parte, intentar conseguir algún beneficio con los datos de salud de los usuarios.

Las empresas prefirieron desarrollar su propio sistema

Pero, lo que pasó con Google Health es que, finalmente, las empresas prefirieron desarrollar su propia sistema y que los pacientes confiaban más en otras webs. Desde la web saludconcosas se han preguntado si lo que falló fue el plan de negocio de Google o que Google no supo colocar en el mercado su producto pero lo cierto es que el ciudadano medio desconfía de la cesión de datos a grandes empresas y prefiere esperar a que su proveedor de servicios sanitarios le proporcione dicho sistema.

Algunos incluso criticaron el carácter cerrado de la plataforma e insinuaron que si hubiera sido una plataforma Open Source (que, según la web Red Hat, es un código diseñado de forma que sea accesible al público, es decir, todos pueden ver, modificar y distribuir el código de la forma que consideren conveniente), el futuro de Google Health hubiese sido totalmente diferente.

No mejoró cuanto más gente lo usaba

Lo que está claro es que Google no supo ganarse la confianza del público e incluso en el blog de Harvard Business Review apelaron a la naturaleza poso dospuntocerica de Google Health y en una de sus entradas los expresaron bien claro, diciendo: “En pocas palabras, Google Health nunca fue una verdadera aplicación de la Web 2.0. Google Health no mejoró cuanto más gente lo usaba. Google no se volvió más inteligente cada vez que alguien hacía un enlace o una búsqueda. Ciertamente, Google no “actuó inmediatamente sobre esa información” para mejorar la experiencia de los usuarios de Google Health. El verdadero corazón de Google Health no era el aprovechamiento o la cosecha de la “inteligencia colectiva”.

Google lo que no entendió, seguramente, es que si la gente cede sus datos de salud querrá obtener algo a cambio pero Google Health no ofrecía nada; es decir, no había gráficos, ni visualizaciones ni posibilidad de conectar con otras personas con la misma enfermedad. Ahora lo que queda es esperar a ver si Google aprendió de sus errores y los enmienda para lograr el éxito con una herramienta de salud.  

 

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio peruano.
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, más no una prescripción o indicación médica