¿Por qué las personas con diabetes desarrollan COVID-19 grave?

¿Diabetes y COVID grave? Una nueva investigación de la UM descubre por qué podría ser esto y ofrece esperanzas para una terapia potencial.

255

Un estudio reciente realizado por un equipo de investigadores clínicos internacionales revela el mecanismo detrás de la tormenta de citocinas durante la infección por coronavirus. Es decir, el porque las personas con diabetes desarrollan COVID-19 grave.

DIABETES: Uno de los principales factores de riesgo de la enfermedad grave por COVID-19

Durante la pandemia de COVID-19, los médicos han notado que ciertos pacientes tienen un riesgo especialmente alto de desarrollar una enfermedad grave o morir a causa de una infección por coronavirus.

La diabetes tipo 2, una afección que afecta a más del 10 por ciento de la población de EE. UU. Es uno de los principales factores de riesgo de la enfermedad grave por COVID-19. Una nueva investigación de la UM descubre por qué podría ser esto y ofrece esperanzas para una terapia potencial.

Este podría ser el culpable

El culpable parece ser una enzima llamada SETDB2. Esta misma enzima se ha relacionado con las heridas inflamatorias que no cicatrizan y que se encuentran en personas con diabetes.

Trabajando en el laboratorio de Katherine Gallagher, MD de los Departamentos de Cirugía y Microbiología e Inmunología de Medicina de Michigan. El investigador W. James Melvin, MD, y sus colegas decidieron investigar un posible vínculo entre la enzima y la inflamación descontrolada que presenciaron de primera mano en pacientes con COVID en la UCI.

¿Qué encontraron?

Comenzando con un modelo de ratón de infección por coronavirus, encontraron que SETDB2 estaba disminuido en las células inmunes involucradas en la respuesta inflamatoria. Llamadas macrófagos, de ratones infectados con diabetes. Más tarde vieron lo mismo en monocitos-macrófagos en la sangre de personas con diabetes y COVID-19 grave.

“Creemos que tenemos una razón por la cual estos pacientes están desarrollando una tormenta de citocinas”, dijo Melvin.

En los modelos de ratón y humanos, notaron Melvin y Gallagher, cuando SETDB2 disminuyó, la inflamación aumentó. Además, revelaron que una vía conocida como JAK1 / STAT3 regula SETDB2 en macrófagos durante la infección por coronavirus.
En conjunto, los resultados apuntan a una posible vía terapéutica.

El interferón, una citocina importante para la inmunidad viral

Los hallazgos anteriores del laboratorio demostraron que el interferón, una citocina importante para la inmunidad viral, aumentó la SETDB2 en respuesta a la cicatrización de heridas. En su nuevo estudio, encontraron que el suero sanguíneo de pacientes en la UCI con diabetes y COVID-19 grave tenía niveles reducidos de interferón beta en comparación con los pacientes sin diabetes.

“El interferón se ha estudiado durante toda la pandemia como una terapia potencial, con esfuerzos que van y vienen entre tratar de aumentar o disminuir los niveles de interferón”, dijo Gallagher. “Mi sensación es que su eficacia como terapia dependerá tanto del paciente como del momento”.

Se están tratando de centrar en lo que controla SETDB2

Para probar esto, el equipo del estudio administró interferón beta a ratones diabéticos infectados por coronavirus. Y vio que podían aumentar SETDB2 y disminuir las citocinas inflamatorias.

“Estamos tratando de centrarnos en lo que controla SETDB2, que es una especie de regulador maestro de muchas de estas citocinas inflamatoria. De las que se oye que aumentan en COVID-19, como IL-1B, TNFalpha e IL- 6”, explicó Gallagher.

“Mirando en sentido ascendente a lo que controla SETDB2, el interferón está en el extremo superior, con JaK1 y STAT3 en el medio. El interferón aumenta ambos, lo que aumenta SETDB2 en una especie de cascada”.

En busca de más pistas…

Esto es importante, agregó, porque la identificación de la vía presenta otras formas potenciales de dirigirse a la enzima.

Melvin y Gallagher esperan que los hallazgos de este estudio sirvan de base a los ensayos clínicos en curso de interferón. Así como otros componentes posteriores de la vía, incluidos los objetivos epigenéticos, para COVID-19.

Su trabajo también destaca la necesidad de comprender el momento y la especificidad celular de la terapia y adaptar su aplicación a las condiciones subyacentes de los pacientes, especialmente a los pacientes con diabetes.

Notas relacionadas:

Viene ‘pesadilla’ COVID en siguientes meses según expertos

Coahuila, primer estado en vacunar contra COVID a menores de 12 a 17 años

¿Qué hace que las personas vacunadas sean más propensas a infecciones graves por COVID-19?