La clase política de nuestro país ha sido criticada durante décadas por los lujos con los que viven sus integrantes. Mientras la mayoría de la población mantiene una vida con carencias o inclusive con ingresos mínimos, los encargados de tomar las decisiones se autorizan a sí mismos grandes beneficios. A pesar de que durante las campañas suelen hacer compromisos y promesas, no siempre los cumplen cuando ocupan el poder.

Aunque fue a partir del actual gobierno que se tomó una fuerte decisión. Una de las primeras acciones del sexenio fue retirar el Seguro de Gastos Médicos Mayores a más de 500 mil funcionarios. Esto provocó que se tuvieran que afiliar al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) o pagar servicios de salud privada.

A pesar de lo anterior, gran parte de los políticos de alto rango han declinado incorporarse al ISSSTE o inclusive al Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) destinado a los mexicanos sin seguridad social. Cuando requieren de atención médica optan por hospitales privados a los que no puede acceder cualquier por los elevados costos.

Falta de congruencia en políticos

El ejemplo más reciente ocurrió el día de ayer cuando Yeidckol Polevnsky, secretaria general del CEN de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), informó que dio positivo a la prueba de Covid-19. De manera inmediata acudió al Hospital Español de la Ciudad de México para practicarse unos estudios de pulmones.

De momento se reporta estable y sin problemas mayores, aunque la acción ha sido criticada por no ser congruente con la ideología que ha presumida durante su carrera política. Inclusive ha recibido severas críticas en redes sociales por no acudir al ISSSTE como cualquier trabajador del estado.

Otros casos recientes

Aunque su caso no es el único porque son varios los políticos que han realizado acciones similares. A inicios de año se dio a conocer que el diputado federal Mario Delgado Carrillo había acudido al Hospital ABC campus Santa Fe, conocido por ser uno de los más ostentosos del país, para una revisión general.

Lo que provocó más controversia es que el funcionario había sido uno de los principales impulsores del Insabi e inclusive apoyó la idea de quitar el Seguro de Gastos Médicos Mayores a los políticos. Aunque cuando se le cuestionó su falta de congruencia sólo se limitó a decir que no sabía que en el ISSSTE se ofrecían esta clase de servicios.

Y de esta manera, son frecuentes los casos en los que los políticos de cualquier partido que requieren de atención médica prefieren pagar para recibir servicios privados antes que acudir a una unidad pública. Tal vez es por desconfianza del equipo con el que se cuenta o porque tendrían que esperar durante horas para poder recibir el servicio.

Y tú como profesional de la salud, ¿qué opinas de esta falta de congruencia de la clase política?