En cualquier momento siempre es necesario contar con profesionales de la salud. Su labor es una de las más importantes; sin embargo, en ocasiones no reciben el reconocimiento que se merecen. Además se debe tomar en cuenta que existen consecuencias a las que se exponen por la simple realización de su trabajo. Aunque sin importar las adversidades siempre existen médicos y enfermeras dispuestas a brindar sus conocimientos en favor de los demás.

En la actualidad es cuando se puede apreciar de mejor forma esta disyuntiva. Con base en la Secretaría de Salud (SSa), alrededor del 20 por ciento de los contagios de Covid-19 en nuestro país corresponden a trabajadores del área de la salud.

Acerca de este fenómeno existen varios factores que interfieren. Van desde la falta de equipos personales de protección hasta el desconocimiento sobre su correcto uso.

Por otra parte, infectarse no es el único riesgo al que se exponen los trabajadores sanitarios que atienden casos Covid-19. De acuerdo con la Fundación para la Protección Social de la Organización Médica Colegial de España (FPSOMC), a nivel mental y emocional también pueden desarrollar otras afecciones.

Los problemas más comunes

Una investigación llevada a cabo mostró que el problema más común es el estrés. El 70 por ciento del personal sanitario que labora en unidades de atención Covid-19 suele desarrollar este problema. En segundo lugar se encuentra la ansiedad, desarrollada por el 40 por ciento. Finalmente, en tercer puesto está el insomnio que fue desarrollado por el 30 por ciento de los trabajadores.

A partir de lo anterior se reafirma la importancia de ofrecer medidas de apoyo para todo el personal sanitario. No sólo está en riesgo su salud física sino también la mental.

De igual forma, uno de los aspectos que ha propiciado este fenómeno es la excesiva carga laboral que enfrentan los trabajadores que atienden a pacientes Covid-19. Ante el déficit de personal, son sometidos a jornadas sin descanso y eso repercute en su estado de ánimo.