Problemas de salud derivados del 11-S han provocado más muertes que el atentado mismo

253

En la historia reciente de la humanidad existe un recuerdo que manchó por completo al planeta, pues no sólo afectó la vida de un país sino que mostró en tiempo real los horrores que pueden causar los propios hombres y se trata del atentado terrorista del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas de Nueva York (conocido simplemente como 11-S).

Considerado como uno de los mayores ataques terroristas de la historia, la violenta acción dejó un total de 2 mil 977 muertos, cuyos nombres aparecen en el monumento conmemorativo que se edificó en el mismo lugar en el que ocurrió el atentado para recordar a quienes fallecieron.

A 17 años de la tragedia

Ahora, visto en retrospectiva, las muertes que se han derivado por problemas de salud del 11-S están cerca de igualar a las que se registraron la fatídica mañana de septiembre, siendo la mayoría en rescatistas, bomberos, médicos y personas que se encontraban cerca del lugar de la tragedia y no dudaron en acercarse para intentar ayudar a las víctimas.

De esta manera, un caso que se encuentra documentado es el de Sal Turturici, un bombero que rescató a varias víctimas de los escombros de las Torres de Nueva York y a raíz de eso desarrolló cáncer de estómago que paulatinamente se extendió a otros órganos de su cuerpo y finalmente falleció en el 2015.

En ese sentido, un estudio afirma que más de 10 mil personas que se encontraban en las zonas cercanas al ataque terrorista han desarrollado cáncer como consecuencia de la alta exposición a humo a la que se enfrentaron, de las cuales entre 2 mil y 3 mil ya han fallecido, aunque las cifras continuará en aumento durante los siguientes años.

Es por todo lo anterior que algunos especialistas consideran que la cifra de muertes por problemas de salud derivados del ataque terrorista ya es similar a la provocada por el propio atentado.