Desde hace más de un año el mundo enfrenta una de las pandemias más severas de la era moderna. Hasta el momento se han reportado más de 112 millones de casos y 2.4 millones de muertes. Mientras que en México el problema todavía no ha sido controlado por completo aunque ya muestra una disminución en su incidencia. Al mismo tiempo, también se han presentado algunas inconsistencias desde el inicio de la vacunación y por eso ahora se ha presentado una iniciativa para evitar que se repitan entre todos los médicos.

En ese sentido, desde un inicio se dejó en claro que los primeros en ser inmunizados en el país serían los trabajadores de la salud del sector público de áreas Covid-19. Aunque la amplia mayoría ha respetado la instrucción para esperar su turno, también se han detectado algunas penosas excepciones que afectan a todo el gremio.

En distintos hospitales se ha denunciado que hay médicos que no están en la primera línea de atención y personal administrativo que han sido vacunados. A través de influencias y ejercer su poder lo han conseguido. Para evitar que eso se repita el senador Salomón Jara Cruz presentó una iniciativa para modificar la Ley General de Salud.

Castigos más severos y congelamiento de precios

A partir de lo anterior, lo que se propone es sancionar, desde uno y hasta seis años de prisión, a la persona que se beneficie de su posición o del ejercicio de sus funciones para vacunarse o vacunar a un tercero, ignorando los criterios de la estrategia de inoculación correspondiente.

También establece una sanción de tipo penal para quien, en una emergencia o acción extraordinaria de salubridad general, se aproveche e incremente de manera injustificada el precio de cualquier insumo médico. Le pena impuesta en este caso sería de tres a nueve años de cárcel y está dirigida a las farmacias y espacios similares.

El legislador explicó que el objetivo es eliminar cualquier restricción o condicionamiento del derecho a la salud, particularmente en situaciones como la que actualmente se padece.

Para ello, planteó que se precise en la ley que todas las personas tengan derecho a acceder a la inmunización extraordinaria, en los términos que establezcan las autoridades sanitarias competentes, independientemente de su pertenencia a cualquier régimen de seguridad social o de su situación migratoria.

Respetar la prioridad a la vacuna en médicos

Indicó que otro de los aspectos de la iniciativa es que se incluye el mandato de instrumentar mecanismos para priorizar la vacunación del personal del Sistema Nacional de Salud.

Asimismo, propuso que la Secretaría de Salud (SSa) remita anualmente al Congreso de la Unión un informe sobre el cumplimiento de los indicadores de desempeño del Programa de Vacunación Universal, y sobre el ejercicio de los recursos que se destinen a las acciones de inmunización de carácter ordinario o extraordinario.

Salomón Jara Cruz también sugirió que la Cámara de Diputados asigne, en cada ejercicio fiscal, los recursos presupuestarios suficientes para la investigación, desarrollo y producción de vacunas en el territorio nacional.

Además, busca que, en caso de emergencia derivada de una pandemia, el Ejecutivo Federal pueda reorientar recursos asignados en el Presupuesto de Egresos de la Federación para destinarlos a la compra de vacunas y otras acciones encaminadas a garantizar la salud de la población en el contexto de la situación extraordinaria.

Mencionó que una de las preocupaciones y lecciones que ha dejado la actual pandemia es que el Estado cuente con las herramientas necesarias para garantizar el derecho a la salud. Particularmente en su obligación de asegurar la existencia y el acceso oportuno a insumos sanitarios y vacunas.

La iniciativa fue turnada a las comisiones unidas de Salud, y de Estudios Legislativos, Segunda para su análisis y dictamen correspondiente.