Protege a tus pacientes: aplicaciones de salud ponen en riesgo la información personal

Hay problemas graves con las prácticas de privacidad en las aplicaciones de salud móvil. Los médicos deben comunicarlas a los pacientes.

86

Investigadores advierten que las aplicaciones de salud o “fitness” pueden tener problemas de privacidad que pongan en riesgo la información personal de tus pacientes.

El informe se publicó en línea el 16 de junio en la revista BMJ.

¿Porqué?

“Este análisis encontró problemas graves con las prácticas de privacidad inconsistentes en las aplicaciones de salud móvil. Los médicos deben conocerlas y comunicarlas a los pacientes al determinar los beneficios y riesgos”, concluyó el autor principal del estudio, Muhammad Ikram.

Los investigadores analizaron más de 15.000 aplicaciones de salud gratuitas en la tienda Google Play. Y compararon sus prácticas de privacidad con una muestra aleatoria de más de 8.000 aplicaciones no relacionadas con la salud.

¿A qué aplicaciones se refieren?

Las aplicaciones de salud, incluidos los contadores de pasos y calorías. Así como los rastreadores de menstruación y los verificadores de síntomas, recopilaron menos datos de usuario que otros tipos de aplicaciones móviles.

Pero el 88% de las aplicaciones de salud podrían acceder y potencialmente compartir datos personales.

Dos tercios de las aplicaciones podrían comprometer la seguridad

Aproximadamente dos tercios de las aplicaciones de salud podrían recopilar identificadores de anuncios o cookies. Un tercio podría enganchar la dirección de correo electrónico de un usuario y aproximadamente una cuarta parte podría identificar la torre de telefonía móvil vinculada al dispositivo de un usuario. Lo que podría revelar la ubicación del usuario.

Canales de comunicación inseguros

Solo el 4% de las aplicaciones de salud transmitieron datos (principalmente el nombre del usuario y la información de ubicación). Pero ese es un porcentaje sustancial y probablemente menos que las transmisiones de datos reales de las aplicaciones, según los autores.

Los investigadores también encontraron que casi el 88% de las operaciones de recopilación de datos y el 56% de las transmisiones de datos de los usuarios se realizaron en nombre de servicios de terceros. Como anunciantes externos, proveedores de análisis y seguimiento. Y el 23% de las transmisiones de datos de usuarios se produjeron en canales de comunicación inseguros.

Aplicaciones que violan la privacidad

Los investigadores también encontraron que el 28% de las aplicaciones de salud móviles no ofrecían ningún texto de política de privacidad. Y al menos una cuarta parte de las transmisiones de datos de los usuarios violaban lo establecido en las políticas de privacidad.

Pero poco más del 1% de las reseñas de los usuarios expresaron preocupaciones sobre la privacidad.

¿Qué se puede hacer?

Si bien hay algunas cosas que los usuarios pueden hacer para salvaguardar su privacidad, “también debemos abogar por un mayor escrutinio, regulación y responsabilidad por parte de los actores clave detrás de escena (las tiendas de aplicaciones, los anunciantes digitales y los corredores de datos). Para abordar si estos datos deben existir y cómo deben usarse. Así como para garantizar la responsabilidad por los daños que surjan”. Finalizaron los investigadores.

FUENTE: BMJ, news release, June 16, 2021.

Notas relacionadas:

5 charlas TED que todo profesional de la salud debe ver

6 consejos para mejorar tu búsqueda de empleo en el cuidado de la salud

¿Cuándo el ejercicio es malo para la salud de tus pacientes?

OJO: Estos son los nuevos problemas de salud por COVID prolongado