Aunque en la actualidad el desarrollo de vacunas contra la Covid-19 es una de las máximas prioridades sanitarias, no es la única. Además de buscar reducir las posibles complicaciones en los pacientes también es necesario identificar a tiempo a los infectados. Si se consigue una combinación de ambas entonces el daño de la pandemia será menor. Por eso es tan importante enfocarse en ambos aspectos y no descuidar alguno.

Con respecto al temas de las inmunizaciones, ya existen varias disponibles y autorizadas por las autoridades sanitarias. Desde finales del año pasado comenzó su aplicación en varios países y ahora la principal complicación que tienen las farmacéuticas es aumentar la producción y poder continuar con su distribución. De hecho la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha criticado que las naciones más desarrolladas han acaparado los insumos y han dejado a los países pobres sin protección.

Por otra parte, para la detección de personas infectadas se mantiene la prueba PCR (Polymerase Chain Reaction) como la más efectiva. Funciona para identificar la presencia de la molécula genética RNA. Para lograrlo se requiere el ingreso de un hisopo por la nariz y en un lapso de entre 24 y 72 horas se obtiene un resultado. Dicha prueba confirma la existencia de una infección activa y determina si un individuo es capaz de contagiar a otros.

Una nueva prueba de alta eficacia

Pero ahora se ha dado a conocer una variante de esta misma revisión que ofrece una eficacia mayor. Es bastante similar salvo que el hisopo se ingresa vía anal. Hasta el momento China es el único país que ha aprobado y ya realiza este examen entre sus ciudadanos para identificar casos positivos.

Ahora bien, aunque el resultado es de mayor confianza que en la prueba PCR convencional, existen algunas adversidades. De acuerdo con lo explicado por The Washington Post, gran parte de la población no está dispuesta a someterse a esta revisión por ser demasiado incómoda. De igual forma, la desconfianza entre los ciudadanos ha derivado en que muchos eviten este método.

Pese a lo anterior, los científicos chinos han señalado que el riesgo a tener errores en el resultado final son mínimos en comparación con las demás pruebas. Inclusive mencionan que en algunos pacientes en recuperación la prueba PCR resulta negativa a pesar de que todavía están infectados. Mientras que los frotis anales son más precisos.

Por lo pronto China se mantiene como el único país que realiza este tipo de prueba. Aunque no se descarta que en un futuro otras naciones la autoricen para revisar a sus ciudadanos.