Patrocinado por RB MJN        

 

 

 

 

 

Para un psicólogo, uno de los principales retos a los que se puede enfrentar durante su carrera querer ayudar a alguien que no quiere ser ayudado y es que si esto ocurre es algo que el profesional debe tener muy claro para que así no se pierda el objetivo de la terapia.

Muchos pacientes acuden a la consulta con la premisa de “necesito ayuda psicológica” aunque, en la práctica, no quiere o no puede cambiar si no que lo que espera es una reafirmación por parte de un profesional o simplemente solo aspira a un desahogo, tal y como comenta Silvia Rodríguez, en su sitio web.

Acudir a un profesional sucede cuando los problemas se convierten en crisis

Eso sí, cuando una persona se plantea generar un cambio real en su vida, casi siempre es debido a que algo no funciona bien, no le está generando felicidad o le provoca problemas añadidos. La necesidad de acudir al profesional sucede cuando los problemas se convierten en crisis y esto no se da en el mismo momento para cada persona puesto que, aunque parezca que haya dos experiencias iguales, cada persona es diferente y tiene diferentes aprendizajes y diferentes condicionantes.

En el caso de la dependencia emocional esto es algo que no es diferente y son muy numerosos los casos en los que vienen contando que una amiga o familiar está en peor situación y que, por mucho que les digan lo que tienen que hacer, pasan de sus consejos.

Hay personas que quieren controlar el proceso

Asimismo, hay personas que acuden sólo por el hecho de que saben que necesitan ayuda, pero quieren controlar el proceso y realmente no se dejan ayudar y solo quieren que la situación les produzca menos dolor y, sobre todo, que sea ya. Este tipo de personas ya han leído mucho sobre Psicología, diferentes terapias, procesos terapeúticos y, sobre todo, patologías y, en la mayoría de casos, creen que pueden controlar el tiempo, los pasos y, sobre todo, los cambios en su vida.

Así que si quieres ayudar a un paciente que necesita salir de una mala situación, hay algunas cosas que puedes hacer por esta persona como son:

  1. Respetarlo en su ritmo particular. 
  2. Escucharlo sin juzgar, por muy grave y exagerada que te parezca la situación.
  3. Ve dándole objetivo y poco a poco irá asumiendo la información que le va llegando.
  4. Estar a su lado aunque sea doloroso y esto no significa que dejes tu vida para estar a su lado, pero sí que tengo acceso a ti y que puedas ser su faro.
  5. Ten presente que esta persona puede necesitar caer del todo para tomar la decisión correcta.

 

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio peruano.
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, más no una prescripción o indicación médica