Fue en 1996 cuando se aplicó por primera ocasión en nuestro país el horario de verano. Desde entonces, durante la mitad del año se adelantan una hora los relojes. La medida iniciada antes en otras naciones tiene como sustento buscar reducir el consumo de energía eléctrica y aprovechar la solar. Aunque lo cierto es que desde entonces ha existido una fuerte controversia al asegurar que en realidad no existe un ahorro real de dinero.

Ahora bien, este domingo 25 de octubre llega a su fin el horario de verano. De esta forma, desde la noche del sábado todas las ciudades de México, excepto las fronterizas del norte, deben atrasar sus relojes una hora.

Afectaciones en la salud

Por otra parte, si algo se ha podido demostrar es que cambiar el horario dos veces por año genera diversas afectaciones a la salud. Una de las principales es que la alteración en el reloj biológico incrementa las probabilidades de sufrir trastornos como el ritmo de vigilia y el sueño, lo cual se vuelve más notorio en niños y personas de la tercera edad.

Pese aunque a primera vista no se trata de un peligro mortal, sí existe una modificación en la calidad de vida que lleva implícita una mayor fatiga, malestar gastrointestinal, irritabilidad, disminución de atención, ansiedad, dificultad para conciliar el sueño y una excesiva somnolencia diurna, aspectos que se suelen prolongar durante los días subsecuentes al cambio de horario. El daño en la calidad de vida inclusive se puede prolongar por semanas.

A su vez, esta situación puede derivar en la aparición del llamado Trastorno Afectivo Estacional (TAE). No es una cuestión menor porque en casos extremos inclusive puede conducir a la persona afectada al suicidio.

Precisamente por todo lo mencionado es que durante los últimos años se ha cuestionado si el horario de verano debe continuar en México o si es prudente su desaparición.

Propuesta para eliminar el horario de verano en la CDMX

En ese sentido, el año pasado el diputado local Carlos Castillo Pérez propuso que se deje de aplicar el horario de verano en la capital del país. Sus motivos principales fueron todos los problemas de salud mencionados arriba con respecto a la alteración en el reloj biológico. Inclusive citó un estudio sueco que mostró un incremento del 15 por ciento en casos de ataques al corazón durante los tres días posteriores al cambio de horario. Pese a la propuesta, al final no prosperó.

Mientras tanto, tú como profesional de la salud, ¿consideras que el horario de verano es perjudicial para la salud?