Patrocinado por RB MJN            

 

 

 

 

 

Los flujos de trabajo o Workflows son una secuencia de acciones automatizadas que llevamos a cabo en nuestra vida cotidiana. Si no lo crees, piensa por un momento en tu rutina matutina y te darás cuenta que todos los días repites las mismas acciones con pocas variaciones. La razón es que es una manera inconsciente de optimizar el tiempo y no olvidar cosas importantes.

En marketing, esta práctica se denomina workflow y es una de las formas más sencillas de incrementar la eficacia del equipo en cualquier proyecto que se desempeñe. Aunque no lo creas, ejecutar uno o varios workflows para tu consultorio, puede ayudarte en muchas áreas, incluyendo la productividad.

¿Cómo funciona un workflow?

Básicamente, la creación de un flujo de trabajo se trata de establecer una serie de pasos que se lleven a cabo de manera sistemática y automatizada en cada proceso. Puedes hacerlo mediante el uso de herramientas como Marketeo y HubSpot, o puedes hacerlo tú mismo en tu teléfono inteligente.

La idea es establecer protocolos que automaticen procesos, tanto en el mundo real como en el mundo digital. De esta manera tardarás menos tiempo en hacer las cosas y los pacientes percibirán una gestión eficiente.

A nadie le gusta pasar horas en una larga fila de espera o perder tiempo mientras le realizan el cobro de la consulta. Por lo tanto, la creación de un workflow para cada una de estas situaciones generará un mejor engagement con tus pacientes, con lo que recomendarán tus servicios a otras personas.

Te puede interesar también: 3 Tips de seguridad en el consultorio dental

¿Cómo crear un workflow?

Para crear un flujo de trabajo lo primero que debes hacer es definir tus objetivos. Luego, debes establecer los pasos para lograr ese objetivo y plasmarlos en la herramienta seleccionada. Por último, debes medir los resultados y verificar si el objetivo está siendo alcanzado.

¿En qué áreas puedo establecer un workflow?

En el consultorio:

Puedes reducir el tiempo de espera de los pacientes, citándolos solo con 15 minutos de antelación. Establecer un protocolo de atención en la consulta es uno de los flujo de trabajo más comunes, lo que no todos los médicos hacen es medir los resultados en función de tiempo y rentabilidad.

Estipula un período de tiempo determinado para la anamnesis, la exploración física y las recomendaciones, de forma tal que puedas repetirlo con la mayoría de los pacientes. Si el paciente no ha cancelado su cita vía online, rea un flujo para que la cobranza y la facturación se haga rápidamente.

Fuera del consultorio:

Establece un tiempo en tu rutina para dedicarle a tu táctica de marketing y establece un flujo de trabajo para ello. Por ejemplo: 1. revisar el email, 2. chequear las métricas en las redes, 3. responder preguntas en los buzones de entrada, 4. realizar publicaciones.

Configura tu página web de forma tal que los pacientes sean redirigidos orgánicamente hacia una landing page, tu e-commerce, tus redes sociales o artículos de tu blog, de forma automática y en un orden específico.

Encuentra la mejor estrategia para crear tus contenidos y genera un workflow para hacerlo en el menor tiempo y con la mayor calidad posible.  

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud.
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio ecuatoriano.
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.