Como cada 10 de septiembre, hoy se conmemora el Día Mundial para la Prevención del Suicidio. La iniciativa surgió en 2003 por la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Su objetivo es reducir uno de los problemas de salud pública más grandes de la era moderna. Conforme transcurren los años se presentan más casos en todo el planeta y hoy ya es la segunda causa de muerte entre jóvenes de 15 29 años.

Para comprender de mejor forma el actual panorama, a nivel internacional comenten suicidio más de 800 mil habitantes cada año, lo que representa que 40 personas se quitan la vida cada segundo. Con esto, durante los últimos 45 años las tasas de suicidio han aumentado en un 60 por ciento a nivel mundial.

Suicidio en México

Mientras que en nuestro país el panorama no es muy distinto. Las cifras de la desesperanza también se han incrementado en los últimos 50 años, sobre todo entre los jóvenes en edades activas y los hombres ancianos. En 2017 el total de fallecimientos por suicidio fue de 6 mil 494, con una tendencia más pronunciada en los hombres (8.7 por cada 100 mil) que en las mujeres (1.9 por cada 100 mil), siendo la media nacional de 5.2 por cada 100 mil habitantes. Sobresale el grupo de 20 a 24 años, con una tasa de 15.1 suicidios por cada 100 mil jóvenes del sexo masculino.

Para comprender de mejor forma este fenómeno que impacta a personas de todas las nacionalidades y estratos sociales te compartimos algunas de las principales estadísticas sobre el suicidio.

  • El suicidio es un fenómeno global. En 2016, el 79 por ciento de los suicidios ocurrieron en países de medianos y bajos ingresos.
  • El suicidio representó el 1.4 por ciento de las muertes en el mundo, por lo que es la 18ª causa de muerte en 2016.
  • Se estima que por cada adulto que muere por suicidio, posiblemente más de otros 20 lo intentaron.
  • A nivel mundial los suicidios representan un 50 por ciento de todas las muertes violentas registradas entre hombres y un 71 por ciento entre mujeres.
  • El ahorcamiento, el uso de armas de fuego y la ingestión de plaguicidas son los medios más
    frecuentemente utilizados para el suicidio a nivel mundial.
  • Se estima que los costos económicos asociados con la muerte por suicidio o con las lesiones autoinfligidas en intentos de suicidio suman miles de millones de dólares al año, independientemente del costo emocional que significa para parientes y amigos y, en general, para el entorno del que se suicida.
  • Los estudios realizados por la OMS revelan una prevalencia total de 80 a 100 por ciento de trastornos mentales en casos de suicidio consumado.
  • El 90 por ciento de las personas que fallecen por suicidio sufren una patología psiquiátrica (depresión mayor, trastorno bipolar, abuso de alcohol-drogas, esquizofrenia y trastornos de personalidad).
  • El riesgo de suicidio de los pacientes diagnosticados con depresión mayor es tres veces más grande que en la población general y se estima que el 80 por ciento de los suicidios consumados presentan un cuadro depresivo.
  • Se estima que el riesgo de suicidio en personas con trastornos como la depresión es de 6 a 15 por ciento; en alcoholismo de 7 a 15 por ciento; y con esquizofrenia de 4 a 10 por ciento.