Al igual que cada 12 de noviembre, hoy se conmemora el Día Mundial contra la Obesidad. La fecha ha cobrado relevancia en la actualidad por lo sucedido en años recientes. En cuestión de décadas se pasó de la desnutrición a la alimentación en exceso. Ambos extremos son igual de peligrosos y dañinos para la salud.

A decir de la Organización Mundial de la Salud (OMS), tan sólo en 2016 existían mil 900 millones de adultos con sobrepeso y de ellos 650 millones tenían obesidad. Mientras que cada año se estima que esta condición provoca el fallecimiento de 2.8 millones de personas.

Por su parte, la evolución de la obesidad ha provocado que ahora tenga presencia global. Hasta hace algunos años se pensaba que era un problema exclusivo de las naciones desarrolladas o de altos ingresos pero hoy está presente en países de cualquier tipo y nivel.

En ese sentido, la obesidad también es un problema que afecta a personas de cualquier edad. En 2016 se tenía el registro de al menos 41 millones de niños menores de cinco años con esta condición en todo el mundo. Además de poner en riesgo su salud, también afecta su calidad de vida y los expone a sufrir de muertes prematuras.

Los países más obesos del mundo

Ahora bien, de acuerdo con un informe de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), los países con mayores índices de obesidad entre su población son los siguientes. Es importante mencionar que sólo se tomó en cuenta a la población adulta de cada nación.

  • Estados Unidos (38.2%).
  • México (32.4%).
  • Nueva Zelanda (30.7%).
  • Hungría (30%).
  • Australia (27.9%).
  • Reino Unido (26.9%).
  • Canadá (25.8%).
  • Chile (25.1%).
  • Finlandia (24.8%).
  • Alemania (23.6%).

Mientras que en el extremo opuesto se encuentran naciones como Japón, Corea del Sur, Italia, Suiza y Noruega que son las que presentan menores índices de obesidad.

Como se puede apreciar, México ya ocupa el segundo lugar a nivel mundial cuando se considera a los adultos. En tanto que dentro del rubro infantil nuestro país ocupa el primer lugar debido a que en la actualidad el 16.8 por ciento de los menores tienen obesidad.