Patrocinado por RB MJN            

 

 

 

 

El número de personas que han contraído la Covid-19 asciende ya casi a los 30 millones de personas, según se puede divisar en uno de los mapas creados por Google para mostrar cómo la pandemia está afectando a todo el mundo. Aunque ya hay casi un millón de fallecidos por el virus, lo cierto es que 20 millones de personas que se han curado, así que cuando se acerquen a tu consulta, hay una serie de pautas alimentarias que deberías recomendarle a los pacientes que tienen Covid-19 para afrontar y mejorar su salud después de haber convivido con el virus.

Según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), durante la Covid-19, existe un desequilibrio nutricional que perjudica la función de los músculos respiratorios, disminuyendo la masa muscular del diafragma, que altera su capacidad de contraerse. Asimismo, también afecta al impulso ventilatorio y, en consecuencia, llega menos oxígeno a la sangre.

Una nutrición deficiente disminuye las defensas

Es por eso por lo que se puede afirmar que una nutrición deficiente puede disminuir las defensas y hacer a los pacientes más vulnerables a enfermedades como el Covid-19. Así que, como profesional médico, tendrás que presentarle al paciente una dieta con la que reparar la energía que requiere su organismo para funcionar bien, teniendo en cuenta que algunos síntomas del virus como la insuficiencia respiratoria, la fiebre, la fatiga o la sensación de ahogo hacen disminuir el apetito y que el paciente coma menos de lo necesario.

Como médico, ya sabrás que en las personas con bajo peso se puede producir una disminución de la masa corporal libre de grasa, lo que evoluciona hacia atrofia, situación que se asocia a una mayor morbilidad y mortalidad general.

Disminuye hidratos de carbono y fomenta el consumo de grasas

Debes saber que los enfermos con Covid-19, dependiendo tanto de su situación como de su gravedad, tienen necesidades alimenticias específicas y la dieta debe mantener un equilibrio entre los alimentos que disminuyen la producción de dióxido de carbono (CO2) y la necesidad de calorías del organismo.

Así que debes recomendarle a tus pacientes que sufran Covid-19 que disminuyan la ingesta de hidratos de carbono, sobre todo los sencillos como azúcar, harinas refinadas y los cereales refinados, así como dulces y bollería en general, puesto que un elevado consumo de ellos favorece la creación de CO2.

Es por eso por lo que debes fomentar el consumo de grasas buenas, ya que son un macronutriente con más energía y facilitan una reducción del cociente respiratorio, lo que permite disminuir la cantidad de CO2 que el sistema respiratorio debe eliminar. Así que es muy importante recomendar el consumo de aceite de oliva virgen extra, frutos secos, lácteos de calidad, pescados azules, aguacate y mariscos. También deben estar presentes proteínas como carnes, pescados, huevos y las vegetales, pero no en exceso.  

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud.
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio peruano.
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.