Patrocinado por RB MJN          

 

 

 

 

 

Una de las principales causas de muerte es la enfermedad cardiaca. Este concepto no es inevitable, aunque haya factores de riesgo que no se pueden cambiar como los antecedentes familiares, la edad, el sexo. Si hay, muchas maneras de reducir el riesgo de padecer de enfermedad cardiaca.

Con los cambios que se producen actualmente en el ejercicio del sistema general de salud, en los que se quiere control, racionalidad, rentabilidad de los recursos económicos, técnicos y humanos, se trata de implementar un sistema que sea más efectivo al momento de tomar medidas preventivas que lleven al paciente a disfrutar su vida, no con una enfermedad controlada, sino enfocada en no adquirir enfermedades crónicas.

Distintos estudios han demostrado que, la cardiología es la especialidad que más énfasis pone en la prevención, trabajando en conjunto con otras especialidades médicas como la endocrinología y la ginecología de manera multidisciplinar en la prevención de enfermedades cardiovasculares en pacientes con diabetes y en el período perimenopáusico[1].

Y hacen énfasis en que se debe iniciar siguiendo algunos consejos para mejorar la salud del corazón:

Una dieta saludable

Con una dieta saludable se puede ayudar a proteger el corazón, reducir el riesgo de sufrir diabetes de tipo 2, mejorar el colesterol y la presión arterial. La dieta mediterránea es el mejor ejemplo de alimentación saludable. Además, limitar la ingesta de productos como sal, azúcar, alcohol, hidratos de carbono procesados y grasas saturadas. Actividad física diaria

La actividad física diaria

Reduce el riesgo de sufrir de enfermedad cardiaca. Ya que, ayuda a controlar el peso y reduce las probabilidades de que se presenten otras afecciones como la presión arterial alta y la diabetes de tipo 2. Para alcanzar las metas en este sentido se debe iniciar lentamente, pero, manteniendo los objetivos.

Mantener el peso saludable

Tener sobrepeso aumenta el riesgo de padecer de enfermedad cardiaca. Cuando no se mantiene el peso ideal se aumentan las probabilidades de desarrollar cardiopatías.

El consumo de tabaco

El consumo de tabaco, incluso cuando se trata del fumador pasivo, puede causar daños al corazón y los vasos sanguíneos. El humo del cigarrillo reduce el oxígeno en la sangre y como consecuencia se aumenta la presión arterial y la frecuencia cardiaca. Al dejar de fumar el riesgo de sufrir enfermedad cardiaca disminuye.

Sueño de buena calidad

La falta de sueño puede hacer grandes estragos a la salud de una persona. Cuando no se duerme lo suficiente se tiene mayor riesgo de sufrir un ataque cardíaco, diabetes, depresión, obesidad, hipertensión, etc.

Controlar el estrés

El estrés debe lidiar de forma saludable, encontrando formas alternativas de controlarlo: juego, diversión, ejercicios de relajación, meditación, pueden contribuir a combatirlo y al mismo tiempo ayudar a mejorar la salud.

Los exámenes médicos regulares

Con la ayuda de exámenes y pruebas diagnósticas regulares, se puede tener control sobre el estado de salud, ya que pueden indicar tu estado real de salud e iniciar un tratamiento médico oportuno.

[1] https://www.ahajournals.org/doi/10.1161/01.CIR.0000154568.43333.82  

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio colombiano
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, más no una prescripción o indicación médica