La tecnología es una parte importante de la vida y dentro del campo de la Medicina lo es todavía más. A lo largo de la historia ha impulsado el desarrollo de equipos especializados y tratamientos encaminados a facilitar las labores del personal sanitario. El objetivo nunca es sustituirlo sino convertirse en su aliado para aumentar su rendimiento. Al final, el paciente también se ve beneficiado por el servicio que recibe.

En ese sentido, la tecnología dentro del campo médico también ha sido indispensable en momentos complicados como los que ahora se viven. A partir del inicio de la pandemia se han incrementado las consultas médicas a distancia. Con el apoyo de internet ahora es posible atender al paciente sin la necesidad de un contacto físico.

A su vez, la digitalización de todos los recursos dentro de un consultorio es otro aspecto que debes considerar. Además de implicar un ahorro económico por evitar la compra de papel también ayuda a ocupar menos espacio dentro de tu área de trabajo.

En este caso, el Registro Médico Electrónico (EMR) puede ser un elemento esencial para avanzar en la digitalización de la salud en México. Su importancia radica en que permite visualizar la evolución que ofrece la integración de los datos del paciente para la continuidad de su atención, lo que genera mejores experiencias, calidad y mayor eficiencia en el uso de los recursos hospitalarios. Con esto se maximiza las capacidades del sector salud respaldadas por soluciones tecnológicas.

¿Cómo funciona un EMR en beneficio del paciente?

La conectividad que ofrece un EMR entre todos los miembros del entorno de atención al paciente es uno de los atributos que sirven para respaldar el flujo de trabajo en un hospital y que deriva en múltiples beneficios.

En un escenario común para las instituciones de salud digitalizadas mediante un EMR, el flujo de trabajo inicia con el paciente que requiere una atención médica, para lo cual debe registrarse en la institución proporcionando datos demográficos y estado de salud que quedarán registrados y se irán almacenando para formar el historial clínico. A partir del registro del paciente el flujo prosigue con la cita y atención médica, el diagnóstico emitido, los medicamentos recetados, el proceso de cobranza, etc. Toda la información generada se almacena en el registro médico electrónico agilizando todo el proceso y futuras visitas o intervenciones.

En la actualidad existen múltiples ofertas de EMR en el mercado. Uno de los mejor calificados por los propios médicos es el sistema de gestión de la salud Tasy EMR. Se trata de una solución completa de informática integrada en todos los puntos de atención del paciente a través de una plataforma y base de datos única que permite la gestión centralizada de los procesos clínicos, administrativos y operativos de un hospital.

Además los beneficios que ofrece van más allá del cuidado y atención del paciente debido a su amplia funcionalidad para tareas clínicas y no clínicas. El sistema tiene más de 72 módulos disponibles, siendo uno de ellos el de Expediente Clínico Electrónico. Al ser una herramienta altamente flexible y personalizada para diferentes flujos de trabajo, se adapta a cada institución, lo que la hace única y permite realizar mejoras en función de sus necesidades.