La vida del personal médico requiere de grandes sacrificios desde la parte formativa. Mientras mejor promedio tengas vas a ser de los primeros en elegir dónde quieres hacer el internado. Al principio parece un aspecto menor pero al final es de gran ayuda depender de ti mismo y no de los demás. Mientras que en el campo profesional siempre debe prevalecer una actitud solemne dentro del consultorio. Es una forma sencilla para ganar el respeto de los pacientes que acuden a consulta a diario.

Pero detrás de la actitud seria de cada profesional de la salud también hay tiempo para los momentos de esparcimiento. Como cualquier otra persona, también tienen derecho a divertirse y disfrutar la vida. Aunque lo importante es siempre mantener una distancia entre la vida profesional y la personal para que no se confundan.

La vida fuera del consultorio

En ese sentido, una de las prácticas de convivencia más comunes es el consumo de alcohol. Además de socializar también se utiliza para olvidarse por un momento de las consultas y el trabajo dentro del consultorio. Cuando se hace de manera responsable también ayuda para combatir los altos niveles de estrés y ansiedad que suelen ser frecuentes en la profesión.

Para conocer el consumo de alcohol que prevalece entre el gremio de la salud en nuestro país el portal Medscape realizó una investigación. Como parte del Reporte de calidad de vida y desgaste profesional del médico: México se entrevistó a mil 500 médicos de 30 especialidades distintas.

Diferencias entre el consumo de médicos y médicas

Al hacer un análisis por género, la mayoría de las médicas afirma que no toma nada de alcohol, con el 33 por ciento de la votación. Mientras que en segundo lugar, con 32 por ciento, consumen menos de una copa por semana. Y en tercera posición con 20 por ciento afirmaron beber de una a dos copas.

En cuanto a los médicos, en primer lugar con 25 por ciento afirmaron consumir menos de una copa por semana. En segundo escalón con 21 por ciento se encuentran los que mencionan tomar de una a dos copas. Y en tercera posición con 19 por ciento están los que dicen no tomar nada de alcohol. Es de llamar la atención que el tres por ciento fue sinceró al declarar que beben más de 10 copas por semana.

En conclusión general, los médicos más jóvenes consumen menos bebidas que los mayores (31 por ciento contra 23 por ciento que prefiere menos de una copa por semana). Mientras que las médicas ingieren ligeramente menos alcohol que su contraparte masculina.

¿Y tú en qué parte te encuentras con respecto a tu consumo de alcohol?