Hace unos días te informamos acerca de un penoso incidente ocurrido en nuestro país. Se trata de la detención de la Dra. Azucena Calvillo, quien hasta ese momento laboraba en el Hospital General de Zona con Medicina Familiar (HGZ/MF) No. 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Durango. Todo surgió a raíz de una demanda por el presunto homicidio de un paciente que permanecía internado por Covid-19. Las inconsistencias surgidas en torno al caso han hecho dudar acerca de las acusaciones.

Acusación sin fundamento

A la doctora se le acusa del delito de presunto homicidio calificado en grado de tentativa. El hecho habría ocurrido al desconectar el respirador que mantenía con vida al magistrado Héctor Emanuel Silva Delfín. Como primera medida, después de la detención fue recluida en el Centro de Reinserción Social (Cereso) No. 1 de esa entidad.

Pero ahora se ha dado a conocer que la Fiscalía de Durango ha retirado los cargos, por lo que la médica ha sido puesta en libertad. En primera instancia se trata de una victoria aunque todavía quedan muchas interrogantes.

De acuerdo con las cámaras de seguridad, se observa la silueta de una persona que ingresa al cuarto donde estaba internado el magistrado. Fue precisamente momentos antes de que se desconectara su respirador. Lo que falta por resolver es identificar a quien entró porque sería el culpable.

Por todas las inconsistencia y debido a que no es la primera ocasión que se acusa sin fundamento a un médico, durante el fin de semana se realizaron un par de manifestaciones. Una de ellas fue en Durango y la otra en Zacatecas, lugar del que es originaria la Dra. Calvillo.

Con base en los testimonios de quienes se dieron cita, cada vez es más frecuentes la criminalización de sector médico. Por tal motivo se asegura que se trata de un gremio que se encuentra vulnerable y desprotegido. Además de los continuos abusos del que son objeto con jornadas de trabajo extremas también se deben cuidar de este tipo de incidentes legales que pueden terminar con una carrera.

Casos similares en otras partes del país

En ese sentido, es pertinente recordar que en estos momentos se vive una molestia similar en Puebla. Durante este fin de semana cientos de médicos realizaron una manifestación pública en la entidad. Lo que exigen es que antes de criminalizar la profesión primero se investigue las condiciones en las que deben laborar los profesionales de la salud.

Todos coinciden en que la alternativa más sencilla de las autoridades es culpar al personal médico de cualquier falla. Lo que no siempre se difunde es las condiciones adversas en las que deben realizar sus labores y las cuales les impiden ofrecer un servicio óptimo.

¿Y tú consideras que en México se ha criminalizado la profesión médica?