En la actualidad se le ha dado mayor importancia a la salud debido a la actual pandemia, aunque todavía existen algunos temas que no reciben la suficiente importancia. No se puede ignorar que desde antes existían otros inconvenientes que atentan contra el bienestar de millones de personas. Uno de los más graves y que inclusive se ha agravado en tiempos recientes es la farmacorresistencia. Por diversos motivos los medicamentos han comenzado a perder efectividad y eso es más grave de lo que muchos imaginan.

Acciones que muchas personas ven como inofensivas han sido algunas de las que han propiciado este fenómeno. En primera instancia se encuentra la automedicación, pero además también se encuentra el no seguir de forma correcta los tratamientos o consumir las medicinas sobrantes de otras personas. Todas las mencionadas son fallas que probablemente has detectado en tus pacientes.

Panorama sombrío a futuro

Para poner en perspectiva, un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que de seguir la misma tendencia, para el 2050 la resistencia a antibióticos será la primera causa de muerte en el planeta. Se estima que produciría 10 millones de fallecimientos por año, lo que representa más decesos que el cáncer y la diabetes.

Por tal motivo, del 16 al 22 de noviembre se lleva a cabo la Semana Mundial sobre la Concienciación del Uso de los Antibióticos. El objetivo es darle visibilidad a este problema y buscar soluciones para evitar panoramas sombríos como el arriba mencionado.

Al respecto, la Dra. Socorro Azarell Anzures Gutiérrez, coordinadora de Programas Médicos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), indicó que la prescripción de antibióticos es un proceso complejo donde el médico tiene diferentes grados de entrenamiento, tanto en las enfermedades infecciosas como en la función de esas sustancias, dosis requeridas, interacciones, efectos adversos, toxicidad, entre otros.

Revisiones presenciales para hacer diagnósticos correctos

Mientras que recalcó que uno de los principales mensajes que se le hacen al paciente en estos casos es la necesidad de siempre ser revisado por un médico de forma presencial, no por teléfono o por mensaje.

Refirió que usar este tipo de medicamentos para infecciones virales provoca resistencia. El antibiótico pierde efectividad y con ello, la bacteria puede sobrevivir a pesar de las concentraciones. Por su parte, resaltó que ya existen medicamentos con un alto porcentaje de resistencia.

Agregó que cuando están por encima del 15 por ciento de resistencia, esos antibióticos se pierden y ya no son útiles porque las bacterias generan un mecanismo de defensa y se vuelven resistentes a los medicamentos.