Riesgo de enfermedad cardiaca impacta en posibilidad de tener demencia

261

Una investigación presentada en la Conferencia Internacional sobre Ictus 2017, organizada por la Asociación Americana de Ictus, reveló que personas con riesgos de enfermedad cardiaca en la edad madura tienen más posibilidades de presentar demencia en el futuro.

Rebecca F. Gottesman, principal autora del estudio y profesora asociada de Neurología y Epidemiología en la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore, Maryland, Estados Unidos, advirtió que, para proteger al cerebro a medida que envejece, hay que dejar de fumar, controlar el peso y acudir “al médico para detectar y tratar de manera oportuna la presión arterial alta y la diabetes”.

El trabajo de investigación inició en 1987 y analizó el riesgo de demencia en 15 mil 744 personas en cuatro comunidades estadounidenses, lo que permitió confirmar que éste crecía con la edad pero, además, arrojó que los riesgos de enfermedades cardiacas detectados al inicio del estudio, cuando los participantes estaban entre los 45 y 64 años de edad, tenían impacto significativo en la posterior afectación mental.

Durante el tiempo que duró el trabajo, mil 516 personas desarrollaron demencia. Al respecto, los investigadores encontraron que el riesgo aumentaba de acuerdo con ciertos padecimientos en la mediana edad:

  • 41 por ciento más alto en fumadores que en no fumadores o exfumadores.
  • 39 por ciento más elevado en personas con hipertensión (= 140/90 mmHg) y 31 por ciento superior en quienes tenían prehipertensión (entre 120/80 mmHg y 139/89 mmHg) en comparación con quienes poseían presión arterial normal.
  • 77 por ciento mayor en pacientes con diabetes frente a quienes no tenían esta condición metabólica.

Gottesman advirtió que “la diabetes aumenta el riesgo casi tanto como el factor de riesgo genético más importante conocido para la enfermedad de Alzheimer”.

Debido a que el estudio “Riesgo de Aterosclerosis en las Comunidades” es observacional, a los investigadores les fue imposible determinar si el tratamiento de los factores de riesgo para enfermedad cardiaca podrían reduciría las posibilidades de presentar demencia en etapas posteriores de la vida.

De acuerdo con una gráfica de Statista basada en datos del Alzheimer’s Disease International, este tipo de demencia mantendrá tendencia a la alza en las próximas décadas, pues se espera que en América, por ejemplo, pase de los 9,44 millones de casos en 2015 a 15,75 millones para 2030 y 29,86 millones en 2050, una estimación que cobra sentido en la medida en que las enfermedades cardiacas son un problema de salud a nivel global, según la OMS.

Proyecciones-Demencia-Global-2015-2030-2050-01

En México, por ejemplo, las cardiopatías y diabetes ocupan los primeros puestos como causas de muerte de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), mientras que la obesidad es considerada por las autoridades sanitarias como epidemia que azota al país.

Imagen: Bigstock