¿Sabías que?: Dormir poco puede afectar tu cerebro

203

Dormir es una necesidad del cuerpo humano, pero para muchos es una situación por resolver, ya que, no lo pueden hacer de la mejor manera. Así, vemos que la falta de sueño, le va cobrando factura al organismo. Llevando a debilitar las funciones ejecutivas y dando paso a las enfermedades. Sobre todo, porque el descanso es necesario para conservar la salud física y mental, al igual, que para optimizar las funciones de nuestro cerebro.

Y aunque, el cerebro sea una caja de sorpresas donde aún falta mucho por descubrir, es claro que la alimentación y el sueño son de vital importancia para la supervivencia. Más aún, cuando se percibe que al dormir se reestablecen las sustancias químicas y las funciones del organismo. Además, se clasifica y guarda la información y se resuelven problemas. De ahí, que no descansar suficiente produzca mal humor al día siguiente.

No dormir trae consecuencias para la salud

De hecho, el insomnio o tener poca calidad de sueño, puede tener una connotación bilateral, porque puede considerarse como causa y efecto al mismo tiempo. Es así, como notamos que el estrés, es el principal factor que interrumpe el descanso. Sin embargo, el dolor crónico, el reflujo y los problemas respiratorios, se aúnan a las preocupaciones, para no dejar dormir bien.1

Además, permanecer en estado de alerta constante y no reponer las energías para comenzar un nuevo día, lleva paulatinamente a generar un deterioro en la salud. Es aquí, donde se encuentra que los síntomas más visibles de dormir poco se reflejan en la falta de atención, concentración y memoria, afectando el aprendizaje y el rendimiento académico y laboral.2

Así mismo, algunos estudios han revelado que dormir mal afecta el sistema inmunológico. Lo que se puede manifestar fácilmente en la disminución de la producción de anticuerpos y en el aumento de los marcadores proinflamatorios. Haciendo que, el organismo este proclive a incrementar el riesgo de contraer virus y bacterias. A la vez, que se presentan enfermedades autoinmunes y neurocognitivas. 3

De esta misma forma, al dormir poco o de manera irregular, se altera los ciclos circadianos. Generando cambios en las horas de vigilia, con fatiga, somnolencia, falta de atención, irritabilidad y disminución en la productividad. De ahí, que se deban ajustar las horas de descanso y procurar hábitos de sueño saludables. Pero, si la situación se vuelve crónica, es necesario buscar la orientación médica.

En resumen

Podemos decir, que el dormir poco tiene efectos inmunológicos y cardiovasculares, pero, también incide en los neurotransmisores y funciones de nuestro cerebro. Tanto así, que la privación del sueño lleva gradualmente a establecer cambios en la conducta y en la fisiología del cuerpo humano. Además, descansar en forma escasa acelera el envejecimiento, debido a que los radicales libres no se eliminan correctamente.

Por lo tanto, establecer un horario de ir a la cama y respetarlo, evitar comidas pesadas, alejarse de del alcohol, evitar el café y apartar los aparatos eléctricos, son algunas recomendaciones muy útiles. Sin embargo, cuando se convierte en una situación crónica, se necesita recurrir a la consulta médica. De tal manera, que se establezca un cuadro clínico y un tratamiento adecuado, de acuerdo a las comorbilidades y necesidades puntuales del paciente.

Referencias:

1.Carrillo-Mora Paul, Ramírez-Peris Jimena, Magaña-Vázquez Katia. Neurobiología del sueño y su importancia: antología para el estudiante universitario. Rev. Fac. Med. (Méx.)  [revista en la Internet]. 2013 ago. [citado 2021 Jul 28]; 56(4): 5-15. Disponible en: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0026-17422013000400002&lng=es.

2.Morales Soto Nelson Raúl. El sueño, trastornos y consecuencias. Acta méd. peruana [Internet]. 2009 ene [citado 2021 Jul 28]; 26(1):4-5. Disponible en: http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1728-59172009000100001&lng=es.

  1. Rico-Rosillo María Guadalupe, Vega-Robledo Gloria Bertha. Sueño y sistema inmune. Rev. alerg. Méx.  [revista en la Internet]. 2018 jun [citado 2021 Jul 28]; 65(2): 160-170. Disponible en:

http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2448-91902018000200160&lng=es