Patrocinado por RB MJN          

 

 

 

 

 

Cada vez se aclara más el panorama sobre las secuelas del Covid-19 y su efecto sobre la salud mental de los pacientes recuperados. Incluso las personas que nunca estuvieron lo suficientemente enfermas como para ir a un hospital, y mucho menos recostadas en una cama de la UCI con ventilador, informan que sienten algo tan mal definido como “NIEBLA Covid”, ansiedad, miedo a salir a la calle, depresión, etc.

Este sigue siendo un concepto amplio y borroso. “Niebla Covid” es una forma coloquial de llamar al aletargamiento y cansancio crónico que experimentan algunos pacientes semanas después de recuperarse de la enfermedad.

Los pacientes sienten que les cuesta seguir con sus vidas. Están exhaustos al cruzar la calle, buscando palabras a tientas o abatidos por la depresión, la ansiedad o el trastorno de estrés post-traumático.

Algunos indicadores señalan que 1 de cada 3 pacientes que se recuperan de Covid-19, podrían experimentar secuelas neurológicas o psicológicas luego de recuperarse. Lo que refleja un consenso creciente de que la enfermedad puede tener un impacto duradero en el la salud mental.

Los síntomas

Más allá de la fatiga que sienten los “transportistas de larga distancia” mientras se curan después del Coronavirus, estos problemas neuropsicológicos van desde dolor de cabeza, mareos y pérdida persistente del olfato o del gusto hasta trastornos del estado de ánimo y deterioro cognitivo más profundo. Desde los primeros informes de China y Europa, los médicos han visto a personas sufrir depresión y ansiedad. La debilidad muscular y el daño a los nervios a veces significan que no pueden caminar.

Nadie puede decir todavía a los pacientes con complicaciones neurológicas cuándo o si mejorarán, ya que los médicos y científicos se esfuerzan por aprender más sobre este coronavirus cada día que pasa. Sus guías son la experiencia que han adquirido en el tratamiento de otros virus y el delirio después de estancias en la UCI (Unidad de Cuidados Intensivos), los escasos resultados de las autopsias cerebrales y las entrevistas con pacientes que saben que algo no está bien.

Un estudio revelado por profesor de psiquiatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland, Teodor Postolache indicó que: Entre el 30% y el 50% de las personas con una infección que tiene manifestaciones clínicas van a tener algún tipo de problemas de salud mental”. De hecho varios médicos en el mundo coinciden con que podría ser ansiedad o depresión, pero también síntomas inespecíficos que incluyen fatiga, sueño y anormalidades en la vigilia, una sensación general de no estar en su mejor momento, de no estar completamente recuperado en términos de las capacidades de desempeño académico, ocupacional y potencialmente físico.

Secuelas del Covid en pacientes en Ecuador

Clara Paz, profesora activa de las Universidad de las Américas en Ecuador realizó una investigación sobre salud mental con más de 750 personas que dieron positivo en Covid-19 y han superado la enfermedad. Estos fueron los resultados:

  1. Al menos el 22.9% de los pacientes presentaron posteriormente síntomas de depresión.
  2. Se confirmó que el 24,2% sufrían de trastornos de ansiedad.

Por supuesto, las secuelas del Covid-19 no solo apuntan a la depresión y ansiedad, sino también cambios repentinos en el estado anímico, fatiga, sueño y alteración del apetito. Además, un porcentaje muy reducido manifestó cansancio extremo , taquicardia y agitación en menos grado de lo que sentía en la fase crítica de la enfermedad.

Este proyecto involucra a el Ministerio de Salud e instituciones como la UDLA. La recomendación abierta para los ecuatorianos es que luego de haber pasado los días más intensos del coronavirus, busquen la manera desde casa de recibir los servicios de teleasistencia psicológica, que estos organismos ponen a su disposición. De esta manera el impacto en la salud mental será mucho menor.  

 

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud.
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio ecuatoriano.
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.