Cuando se inicia la formación en Medicina existen muchas ilusiones y metas por cumplir. Culminar la carrera es apenas un paso de un largo camino que se debe recorrer. Al egresar de la universidad miles presentan el Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas (ENARM) con la esperanza de convertirse en especialistas. Aunque es una etapa muy complicada en realidad lo peor llega cuando lo aprueban y se convierten en residentes.

Comenzar esta nueva etapa de la vida implica muchos nuevos retos por enfrentar y entre ellos se encuentra el convertirse en una especie de esclavos. Durante al menos un par de años los jóvenes deben de vivir al interior del hospital y desempeñar una doble función de estudiante y trabajador.

Ser residente implica acudir a clases pero también se debe atender a los pacientes y aprender todo lo posible de los superiores. Además lo más complicado son las guardias que consisten en hasta 36 horas de trabajo seguido.

Aunque el cansancio y el agotamiento son una constante siempre se debe tener la disposición de continuar con esta doble vida. Mientras que cuando el cuerpo y la mente no se encuentran en su nivel óptimo aumenta la probabilidad a cometer errores. Por lo tanto el riesgo también afecta a los pacientes que requieren de algún servicio.

Acabar con el abuso en el trabajo

Ante esta situación la bancada de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) presentó una iniciativa ante el Senado de la República. Lo que se busca es que la Secretaría de Salud (SSa) establezca una nueva duración máxima de las guardias a las que se deben enfrentar los residentes. Aunque ahora se debe enfocar no solo en las necesidades del hospital sino también en los derechos humanos y el respeto a la dignidad del personal médico.

Con lo anterior en mente, se indica que las guardias deben ser calendarizadas con el objetivo de que no impliquen cargas excesivas o extenuantes que comprometan la vida, salud, seguridad o integridad del personal médico.

Mientras que otro punto que se establece es prohibir por completo las guardias como método disciplinario o de castigo. En este caso, ante una falla o infracción por parte de los residentes se deben buscar otras formas de sanción o corrección pero no por medio de más trabajo.

El documento fue firmado por el senador Ricardo Monreal y fue enviado para su análisis. Se espera que a la brevedad sea discutido para verificar si es viable o no. aunque hace hincapié en la importancia de cuidar la salud de quienes se encargan de atender a los demás.

Si bien, no es la primera ocasión que se presenta una iniciativa de este tipo, en todas las ocasiones anteriores se ha fracasado en el intento por hacer menos excesivo el trabajo de los residentes. Sin embargo se tiene la esperanza en que ahora el resultado final sea distinto.

¿Y tú qué opinas sobre esta propuesta?