A lo largo de los años, se ha estudiado extensamente qué características definen a un liderazgo ideal. Estas reflexiones han mejorado cómo se construye un entorno de trabajo eficiente, incluso dentro del sector salud. Para un líder médico, debe ser importante evitar actitudes que le terminen por robar la energía de su personal. Pero también es necesario poseer ciertas características de gestión. Es notable cómo muchos administradores en la industria simplemente carecen de ellas:

1Habilidad para inspirar y motivar

Cualquier líder médico sabe cómo “empujar” a sus colaboradores. Recompensas, castigos, fechas límite y metas estrictas son métodos probados para obtener resultados. Sin embargo, es más efectivo “jalar” logros y triunfos a través de sentimientos positivos y deseos de autosuperación. Si todas las personas en un equipo comparten este ánimo, los esfuerzos serán más fructíferos.

2Deseo por mejorar como líder médico

Las personas no son perfectas. Incluso el talentoso jefe de un grupo de especialistas de la salud tiene oportunidad de crecimiento profesional. La mejor forma de crecer en este rol de dirección es a través de la retroalimentación. Muchos individuos temen que este acercamiento los haga lucir débiles frente a su personal. Por el contrario, transmite confianza, coraje y ánimo de superación.

3Inclinación al trabajo en equipo y la colaboración

Es indispensable que un líder médico esté dispuesto a trabajar en conjunto con otros agentes. Por supuesto, muchos profesionales se limitan a cooperar con las personas dentro de su unidad. Sin embargo, esta voluntad debe extenderse a otros grupos dentro del centro de salud. Aun si forman parte de otras áreas, se debe recordar en todo momento que son parte de la misma organización.

4Apertura al desarrollo profesional

¿Cuál es la diferencia principal entre un trabajo y una carrera? La posibilidad de adquirir nuevas habilidades, conocimientos y responsabilidades. Un líder médico debe estar comprometido con el crecimiento a largo plazo de su equipo. Capacitaciones, entrenamientos y el delegar tareas son formas excelentes de demostrar a tu personal que deseas verlos evolucionar como expertos.

5Enfoque en la comunicación y las relaciones personales

Un buen líder médico debe mantener a sus colaboradores informados. De esta forma, se puede fomentar la confianza y reducir la incertidumbre al momento de prestar servicio a los pacientes. Asimismo, se deben establecer conexiones sólidas con el resto del equipo. Aunque una amistad está fuera de la discusión, si debes tender puentes sólidos con las demás personas.