Patrocinado por RB MJN          

 

 

 

 

 

 

Dentro del ámbito hospitalario, existen pacientes que reciben un trato especial por parte del equipo médico que los atiende. Estos son los llamados pacientes recomendados o VIP, y se trata de pacientes que gozan del reconocimiento público o pacientes vinculados al área de la salud, ya sea que sean profesionales de la salud o familiares directos de algún miembro del equipo médico.

Sin embargo, contrario a lo que se podría pensar, esta atención personalizada aumenta la incidencia de errores diagnósticos y al sobretratamiento de estos pacientes. Esto ocurre, debido a la ansiedad y el estrés por parte del equipo médico, al querer solucionar de forma rápida el problema de salud al cual se enfrentan. Ahora bien, existen varios factores que , entre ellos:

Tipo de paciente

Por lo general, los pacientes VIP son personas famosas, políticos, personas de alto poder adquisitivo, médicos, o familiares de personas VIP; quienes al ser figuras de autoridad, rara vez cumplen órdenes, y por lo tanto difícilmente se adhieren al tratamiento.

Errores diagnósticos

La presión que siente el médico tratante es tal, que pueden producirse sesgos en su razonamiento clínico. El médico tiene la sensación de estar siendo constantemente afectado por parte del paciente, la familia, otros colegas y dependiendo del paciente, incluso la opinión pública. Por ello, se recurren a tratamientos más agresivos y poco ortodoxos, que muchas veces no se encuentran descritos en las guías de tratamiento. Además, se realizan exámenes complementarios en la mayoría de los casos innecesarios y que pueden incomodar al paciente.

Ausencia de registros adecuados

Es común, que los pacientes recomendados sean atendidos fuera de las horas de consulta, en lugares poco adecuados o que lleguen de último minuto. Por lo tanto, es muy común que los datos de estos pacientes no se asienten de forma adecuada en la historia clínica. Otro escenario frecuente, es que no se indique lo suficiente al momento de la elaboración de la historia clínica, por lo que datos relevantes como alergias, medicación habitual u otros datos no queden asentados en la historia del paciente.

También te puede interesar: 3 Tips de seguridad en el consultorio dental

Sobretratamiento En muchas ocasiones, se inician múltiples tratamientos sin tener una idea clara de la enfermedad del paciente, para tratar de cubrir todas los posibles problemas de salud del paciente. Lo que generalmente se traduce en daños iatrogénicos, desperdicio de recursos y poca efectividad.

Falta de unificación de criterios

Habitualmente, este tipo de pacientes atrae la atención de muchas personas; por lo tanto es común la formación de grandes equipos multidisciplinarios para establecer el diagnóstico y tratamiento oportuno. El problema radica en que muchas veces existen fallas de comunicación en el equipo, lo que conlleva a errores de diagnóstico y tratamiento que pudieran evitarse con un grupo más pequeño.

¿Cómo lidiar con pacientes VIP?

Evitar incurrir en estos errores puede ser difícil, por lo tanto:

  • Procura tratar a los pacientes VIP, como a cualquier otro paciente.
  • Construye una historia clínica completa y consigna en ella toda la información referente al paciente, sin importar su relevancia.
  • Evalúa constantemente tu conducta y la del equipo, para hacer los correctivos necesarios.
  • Trata de mantener comunicación estrictamente con el paciente y un sólo responsable.
  • Evita la repetición inútil de exámenes.

Debes dejar en claro al paciente su condición de salud y las consecuencias de no cumplir adecuadamente el tratamiento.  

 

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud.
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio ecuatoriano.
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.