En tus pacientes has podido apreciar que la contingencia por el COVID-19 ha modificado por completo los hábitos de la población mundial. Todos los estudiantes han tenido que continuar con sus actividades a distancia y en la mayoría de los centros de trabajo han adoptado la modalidad de home office. Ambos escenarios requieren de pantallas o dispositivos móviles con conexión a internet, de esta manera se evitan los contactos físicos y el riesgo de contagio de Covid-19.

Problema en ascenso en el mundo actual

Con esta nueva normalidad, en ambos casos existen riesgos y efectos colaterales que se han presentado, siendo la afección en la vista uno de los más grandes, ya que permanecer durante tantas horas al día frente a un monitor es cansado lo que ha derivado en un aumento de la incidencia del ojo seco ocupacional.

La OMS reporta que es un problema que afecta hasta al 20% de la población, aunque a raíz de la pandemia eso ha cambiado afectando a cada vez más usuarios por el uso de las computadoras; sin embargo, desde antes de la emergencia sanitaria ya era un problema en ascenso, siendo los celulares los mayores responsables.

Cabe mencionar que los teléfonos no son el único factor de riesgo, ya que los cambios hormonales en mujeres o el uso frecuente de antihistamínicos también propician esta enfermedad; sumado a que la mayoría de los pacientes se rehúsan a utilizar lentes o visitar con frecuencia a su oftalmólogo.

Cuidar la vista de tus pacientes

Para combatir el ojo seco ocupacional se puede comenzar con algo tan sencillo como disminuir el tiempo que pasamos en las pantallas, aunque ahora eso luce bastante complicado por nuestro nuevo estilo de vida.

Otra alternativa es recomendar a tus pacientes tratamientos sencillos y de bajo costo para disminuir su visión cansada y borrosa, por ejemplo, ejercicios de descanso visual o soluciones oftálmicas como Splash Tears que contiene electrolitos que hidratan y lubrican los ojos.

Splash Tears tiene la ventaja de ser un medicamento de venta libre (OTC) por lo que se puede adquirir sin receta médica en cualquier farmacia o tienda de conveniencia. Aplicar de una a dos gotas de Splash Tears en cada ojo cada cuatro o seis horas, ayudará a reducir los síntomas que pueden ser causados por factores como viento, humo, sol, aire acondicionado y las ya mencionadas pantallas.

Cualquier afección en la vista produce una notoria disminución en la calidad de vida. Para evitar que tus pacientes sufran estas molestias les puedes ofrecer alternativas sencillas que les van a brindar la protección que requieren en la actualidad.

Conoce más sobre Splash Tears aquí: https://splashtears.com