Como profesional de la salud sabes que tienes varias responsabilidades dentro de tu vida diaria. La principal y la cual está establecida en el Juramento Hipocrático es jamás hacer daño al paciente. Aunque la mayoría cumple con esta indicación también existen algunos que son un mal ejemplo para todo el gremio. Mientras que los casos de médicos que cometen la falla de prescribir medicamentos erróneos se han incrementado durante los últimos meses.

Así lo indicó el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez. Dijo que la pandemia de COVID-19 ha dejado a nuestro país enseñanzas importantes como la necesidad de contar con un sistema de salud pública resiliente, de alta cobertura universal y que funcione de manera armónica.

Salud privada no ha hecho un trabajo correcto durante la pandemia

Al encabezar la presentación virtual de resultados de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2020 sobre COVID-19, coordinada por el Instituto Nacional de Salud pública (INSP), puntualizó que los servicios privados no solventaron la necesidad de atención, ya que, si bien absorbieron una parte de la demanda, ésta no fue hospitalaria.

Indicó que la atención médica se brindó en pequeños consultorios unipersonales, adyacentes a farmacias y laboratorios de diagnóstico que fueron convertidos en unidades de atención.

La consecuencia fue una grave deformación en términos de calidad y oportunidad de la atención médica. Agregó que en muchas ocasiones otorgaban un diagnóstico subóptimo, mientras que muchos médicos de este sector se enfocaron en prescribir medicamentos erróneos e innecesarios como antibióticos, esteroides, antiinflamatorios y anticoagulantes.

Dijo que esto significó un retraso en la atención de pacientes, quienes, al tomar medicamentos no útiles, presentaron complicaciones y decidieron acudir a los servicios de salud pública en condiciones adversas, cuando la enfermedad había ocasionado complicaciones graves.

“Una vez más queda claro que la desigualdad social es dañina para la salud. México es un país sumamente desigual: 60 por ciento de la población vive en condiciones de pobreza, y al enfrentar una crisis sanitaria se ve afectada la situación económica y social”.

Objetivos de la Ensanut sobre COVID-19

Destacó el valor de la Ensanut COVID-19, al ser un instrumento de evaluación periódica que permite establecer, orientar y revisar las políticas públicas conforme a la evidencia científica.

Indicó que el INSP ha acompañado el proceso de planeación, desarrollo e implementación del manejo de la epidemia, además de que varios de sus investigadoras e investigadores forman parte del Grupo Técnico Asesor en Vacunación y del grupo interinstitucional para la estimación del exceso de mortalidad.

El director general del INSP, Juan Rivera Dommarco, detalló que la Ensanut 2020, realizada entre agosto y noviembre de 2020, analiza la seroprevalencia de anticuerpos contra el virus SARS-CoV-2 en población de todas las edades, la utilización de servicios de salud, el cumplimiento de recomendaciones de aislamiento, así como el consumo excesivo de alcohol y su asociación con factores individuales, familiares y sociales, entre otros rubros.

Informó que entre los resultados destaca el incremento de demanda de atención privada, que tuvo como consecuencia aumento en el gasto de bolsillo de las personas.

La directora del Centro de Investigación sobre Enfermedades Infecciosas del INSP, Celia Alpuche Aranda, dijo que el estudio de COVID-19 en las familias consistió en la toma de muestras de sangre a integrantes de ocho mil 749 hogares, que representaron a 5.5 millones de viviendas.

Por lo pronto, si deseas conocer los resultados de la Ensanut 2020 sobre COVID-19 lo puedes hacer en este enlace.