A la fecha México se mantiene dentro de los primeros lugares a nivel mundial con respecto a médicos y trabajadores de la salud fallecidos por Covid-19. Hasta ahora se contabilizan más de tres mil 500, cifra bastante superior a la que cualquier nación de América Latina. Son muchos los motivos que han propiciado esta penosa estadística y uno de los que más se han señalado es la falta de Equipos Personales de Protección (EPP) a todos los integrantes del sector sanitario público.

En ese sentido, al inicio de la pandemia fueron comunes las quejas de doctores y enfermeras con respecto a que no se les habían proporcionado los insumos básicos para la atención a pacientes. Algunos de ellos tuvieron que utilizar su salario para comprar sus propios EPP. Mientras que otros tantos continuaron con sus labores desprotegidos y con máximo riesgo.

De igual forma se denunciaron casos en donde las autoridades hospitalarias no proporcionaron insumos de calidad. No fueron pocos los que recibieron equipos deficientes que no garantizaban un correcto funcionamiento.

¿Se ha brindado la protección adecuada a los médicos?

Ante lo anterior, el Senado de la República aprobó un dictamen para solicitar a la Secretaría de Salud (SSa) y al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) un informe sobre los recursos destinados para material y equipo de protección del personal médico.

De esta manera, se debe comprobar que los recursos destinados para la compra de EPP en hospitales de verdad fueron utilizados de manera adecuada.

Los funcionarios destacaron la importancia de evitar que los trabajadores de la salud se contagien de SARS-CoV-2 y de que el Estado garantice su derecho a la salud.

En el documento también se solicita información a la SSa sobre las fases de investigación de las vacunas contra el virus que se desarrollan en los distintos laboratorios.

Dicho informe debe contener datos sobre la adquisición de vacunas, los recursos que serán destinados para su compra, la procedencia de dicho dinero y el total de biológicos que se habrán de adquirir, con la finalidad de garantizar el acceso bajo los principios de oportunidad, gratuidad, equidad y universalidad.

En otro resolutivo, las y los senadores también exhortaron a la SSa y a sus homólogas en las entidades federativas, para que implementen un programa emergente de apoyo para la compra y recarga de tanques de oxígeno gratuito,

Además, hicieron un llamado a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) para que fortalezca e incremente las acciones de inspección y verificación a establecimientos que tengan como giro la comercialización de oxígeno medicinal.

Lo anterior, con la finalidad de evitar el abuso e incremento desmedido en los precios de tanques y su recarga, así como en los concentradores de oxígeno, en todos los estados del país.