Aunque ya existe la Ley General para el Control del Tabaco sus resultados han sido mínimos e insuficientes en nuestro país. El ejemplo más grande se puede apreciar en el aumento de fumadores que se registra cada año. Además también se ha mantenido en aumento constante el número de fallecimientos relacionados con esta adicción. Por lo tanto, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, propuso hacer regulaciones más estrictas sobre la venta de productos de nicotina por su alta peligrosidad.

En el foro virtual “El tabaco y la nicotina, enemigos fatales para la salud”, convocado por el Senado de la República, dijo que la evidencia científica acumulada muestra que el uso de cigarrillos electrónicos o vapeadores causan daño pulmonar, particularmente en niños, niñas y adolescentes.

Cambios propuestos

En ese contexto, agregó que se debe actualizar la Ley General para el Control del Tabaco en cuanto a espacios cien por ciento libres de humo y emisiones y la eliminación de publicidad e incluir el empaquetado neutro, como una política pública con resultados exitosos en otros países; los impuestos especiales a productos y servicios relacionados al tabaco, y contar con disposiciones para regular, monitorear y sancionar el comercio ilícito. En México, la conciencia pública ha llegado al punto de no tolerar más mecanismos de perversión.

El titular de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), Gady Zabicky Sirot, precisó que el consumo de tabaco tiene impacto en la salud pública. Por ello, coincidió con el subsecretario López-Gatell en la necesidad de actualizar el marco normativo para garantizar el derecho a la protección de la salud y cumplir los compromisos internacionales adquiridos a través del convenio marco.

“La aprobación consolidará una intensa lucha de muchos años por impulsar que el país alcance las medidas dispuestas en el convenio marco para el control del tabaco”.

Añadió que en la iniciativa de reforma se debe considerar también la impresión de imágenes que abarquen 80 por ciento de los empaques neutros y en ambas caras; incrementar impuestos a productos de tabaco, garantizar servicios de cesación tabáquica en todo el país, prohibir saborizantes y aditivos que van dirigidos ostentosamente a la población joven, y ratificar el Protocolo para la eliminación del comercio ilícito de productos de tabaco del convenio marco.

El titular de la Conadic destacó que el control del tabaco tiene impacto positivo en prácticamente todos los objetivos del Desarrollo Sostenible planteados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), con incidencia directa en la meta 3.4 acerca de evitar para 2030 un tercio del total de muertes prematuras por enfermedades no transmisibles.

En este contexto, dijo que “por el bien de la población, principalmente de niñas, niños y adolescentes, la Conadic reitera el apoyo y asesoramiento técnico a las y los legisladores, para favorecer la toma de decisiones y contribuir en el diseño y fortalecimiento de políticas públicas con base en evidencia científica, libre de cualquier tipo de interés”.

También mencionó que está comprobado científicamente que el uso de cigarrillos electrónicos debilita el sistema respiratorio al disminuir el número de células del sistema inmunológico, así como el mecanismo de defensa, lo que facilita que los virus, bacterias o cualquier otro microorganismo causen enfermedad grave como COVID-19.

Ambos funcionarios de la Secretaría de Salud invitaron a integrantes del Senado a discutir la iniciativa para modificar la Ley General para el Control del Tabaco, como política pública que prioriza el interés superior de la salud por encima de cualquier otro, particular, comercial o económico.

Y en tu caso, ¿estás de acuerdo con los cambios propuestos a la Ley de Control del Tabaco?