Mientras se mantiene activa la lucha por conseguir una vacuna contra la Covid-19, también existen otros caminos que se exploran. Dentro de ellos se encuentra el relacionado con la atención a quienes ya están infectados. El objetivo es reducir sus molestias y aumentar las probabilidades de recuperación. A la fecha, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sólo ha aprobado la Dexametasona dentro de las opciones farmacológicas que se han analizado aunque existen diversos estudios en desarrollo.

Ahora bien, una opción que se ha propuesto e implementado en algunos países es la terapia de plasma convaleciente. Con esto, lo que se requiere es que las personas que se hayan contagiado y recuperado realicen una donación de sangre. El líquido extraído contiene altos niveles de anticuerpos y se transfiere en pacientes seleccionados.

Este tipo de tratamiento no es novedoso porque en ocasiones anteriores ha sido empleado contra otras enfermedades. Uno de los primeros casos documentados se remonta a 1890 cuando se utilizó para combatir la difteria. Inclusive hace un siglo fue una opción recurrente en la lucha contra la pandemia de gripe. Mientras que algunos de los casos más recientes fueron en casos de Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SRAS), Síndrome Respiratorio por Coronavirus de Oriente Medio (MERS) y el ébola.

Muestran poca efectividad del tratamiento

Pese a todo lo anterior, su utilidad en casos de Covid-19 ha sido puesta en duda. Y ahora el tema ha sido retomado a partir de una investigación publicada en la revista científica BMJ. El trabajo realizado en la India consistió en el análisis de un grupo de 464 adultos con Covid-19 en etapa inicial. De ellos, 235 pacientes recibieron la terapia de plasma convaleciente junto con la atención médica convencional, mientras que a 229 personas sólo se les brindó la atención estándar.

Al finalizar el estudio se detectó que el 19 por ciento de quienes recibieron el tratamiento de plasma convaleciente mostraron complicaciones o fallecieron en un lapso no mayor a 28 días. Mientras que dentro de quienes sólo tuvieron una atención médica básica el porcentaje fue del 18 por ciento.

Por lo anterior, los autores del análisis han concluido que no existen diferencias notorias entre ambas opciones. Con esto en mente, reafirman su duda acerca de los supuestos beneficios de la terapia de plasma convaleciente contra esta nueva cepa de coronavirus.

IMSS sí recomienda la terapia de plasma convaleciente

Pese a lo mostrado en el trabajo, al menos en el caso de nuestro país se mantiene esta alternativa como tratamiento de pacientes infectados. De hecho, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) fue la primera institución que recibió la certificación de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para implementar este tratamiento. A la fecha es una técnica recurrente al asegurar que gracias a las donaciones de mil 013 voluntarios se ha logrado la recuperación de 283 personas graves.