Test de orina ayudaría a reducir muertes por tuberculosis en pacientes con VIH

362

Una Prueba de orina de bajo costo efectuada en hospitales del África subsahariano podría ayudar a diagnosticar tuberculosis en pacientes con VIH, enfermedad causante del 40 por ciento de decesos ocurridos en adultos infectados con el virus causante de Sida en el continente africano.

Los investigadores encargados de desarrollar el estudio sobre la efectividad del test de orina LAM, la cual detecta una molécula de glucolípido vinculada a la tuberculosis, aseguran que esta prueba permite obtener resultados en 25 minutos y cuesta alrededor de 2.66 dólares (unos 40 pesos mexicanos) por paciente.

El principal autor del trabajo, el profesor Keertan Dheda de la Universidad de Ciudad del Cabo en Suráfrica, señaló que es la primera prueba experimental para la tuberculosis que muestra una reducción en el número de muertes.

El procedimiento actual para diagnosticar tuberculosis incluye realizar radiografía de pecho y reconocimiento microbiológico de esputo, sin embargo, para pacientes con tuberculosis y VIH puede ser difícil producirlo, además, técnicas alternativas como la inducción de esputo o el muestreo invasivo no suelen estar disponibles.

Durante el estudio, el equipo de investigadores dividió aleatoriamente a 2 mil 528 pacientes con VIH en dos grupos: uno de  1 mil 257 individuos que fue sometido al análisis rutinario y al test de orina LAM; el otro de 1 mil 271 que sólo usó el test de rutina.

Ocho semanas más tarde, tras ser dados de alta del hospital, 21 por ciento (261) de los afectados en el grupo de test de orina LAM había muerto, comparado con el 25 por ciento (317) del segundo grupo, lo que indica que este método ayudaría a reducir el índice de muertes debido a que los pacientes pudieron iniciaran el tratamiento de la enfermedad más tempranamente.

Los resultados del trabajo fueron publicados en The Lancet bajo el título “Effect on mortality of point-of-care, urine-based lipoarabinomannan testing to guide tuberculosis treatment initiation in HIV-positive hospital inpatients: a pragmatic, parallel-group, multicountry, open-label, randomised controlled trial”.