Tipos de tapaboca ¿Cuál se debe usar y por qué?

100

Desde que surgió el Coronavirus en China, a finales del 2019 y se extendió a todo el mundo hemos tenido que involucrar a los tapabocas a nuestro día a día. Mientras que algunos pacientes con COVID-19 lo experimentan de forma leve, otros pueden experimentar síntomas más fuertes como dificultad insuficiencia respiratoria y neumonía 

A medida que fue avanzando la enfermedad, la OMS comenzó a dar recomendaciones acerca del uso de las mascarillas como medida de prevención para evitar el contagio.

De hecho, un estudio reciente encontró que las búsquedas de Google relacionadas con máscaras faciales aumentaron en Taiwán luego del primer caso importado desde China. Entonces, ¿Todos los tapabocas son efectivos y, de ser así, cuándo se deben usar y por qué?

Vamos a intentar despejar esas interrogantes.

Fuente: Mayoclinic

¿Cuáles son los tipos de tapabocas principales?

Cuando se refieren a los tipos de tapabocas para la prevención de COVID-19, generalmente son de tres los más efectivos:

Mascarilla quirúrgica

Los tapabocas o mascarillas quirúrgicas son mascarillas faciales sueltas y desechables que cubren la nariz, la boca y el mentón. Son de uso reglamentario para el personal sanitario en cualquier centro de salud. Suelen usarse para:

  • Proteger al usuario de aerosoles, salpicaduras y gotas de partículas grandes.
  • Prevenir la transmisión de secreciones respiratorias, potencialmente infecciosas del usuario a otros

Los tapabocas quirúrgicos pueden variar en diseño, pero la mascarilla en sí es a menudo plana y de forma rectangular con pliegues . La parte superior de la máscara contiene una tira de metal que se puede formar en la nariz.

Las bandas elásticas o las ataduras largas y rectas ayudan a mantener la mascarilla quirúrgica en su lugar mientras la usa. Estos pueden colocarse detrás de las orejas o atarse detrás de la cabeza.

Tapabocas respirador N95.

El modelo N95 es una mascarilla facial más ajustada. Además de salpicaduras, aerosoles y gotas grandes. Este respirador también puede filtrar el 95% de la fuente confiable de partículas muy pequeñas. Esto incluye virus y bacterias.

Este respirador es generalmente de forma circular u ovalada y está diseñado para formar un sello hermético en su cara. Las bandas elásticas ayudan a sujetarlo firmemente a su cara. Algunos tipos pueden tener un accesorio llamado válvula de exhalación, que puede ayudar con la respiración y la acumulación de calor y humedad.

Los respiradores N95 no son de talla única. En realidad, deben someterse a una prueba de ajuste antes de su uso para asegurarse de que se forma un sello adecuado.

Si el tapaboca no se sella eficazmente en su rostro, no recibirá la protección adecuada. Después de la prueba de ajuste, los usuarios de respiradores N95 deben continuar realizando una verificación de sellado cada vez que se colocan uno.

También es importante tener en cuenta que en algunos grupos no se puede lograr un sello hermético. Estos incluyen niños y personas con vello facial.

La mascarilla N95 es la más recomendada para pacientes con COVID-19, pues garantiza la mayor tasa de retención de partículas.

Fuente: OPS