Patrocinado por RB MJN

El actual confinamiento a causa de la pandemia de Covid-19 ha transformado la vida de millones de personas. El no poder salir de los hogares es la mejor estrategia para disminuir el riesgo de contagios, aunque también implica varios daños colaterales. El principal es que ha provocado miles de despidos en nuestro país.

Aunque acudir con un médico es considerada como una actividad esencial que se debe realizar sin importar si se trata de una contingencia sanitaria; el miedo está presente en gran parte de la población. Muchas personas, sin importar que ya tenían agendadas citas de seguimiento, han optado por cancelarlas o simplemente no acuden al consultorio como estaba acordado.

El temor de exponerse a ser contagiados durante el traslado de ida y regreso es más fuerte. Varios consultorios médicos han comenzado a perder pacientes por este miedo colectivo. Pero algo que tú puedes hacer es utilizar la tecnología a tu favor. Existen múltiples herramientas que tienes a tu alcance y muchas de ellas son gratuitas.

Evitar exponer al paciente durante la contingencia

Al respecto, las videoconsultas médicas son una de las mejores alternativas a emplear durante la actual contingencia sanitaria. Pero a pesar de ser un recurso que está al alcance de cualquiera, todavía son pocos los profesionales de la salud que han incorporado esta opción dentro de sus servicios.

Por ser algo relativamente novedoso es que debes de aprovechar cada oportunidad para lograr conseguir la mayor cantidad de nuevos pacientes. También es una opción para no dejar ir personas durante la actual pandemia. Toma en cuenta que si tú no lo haces, alguno de tus colegas sí lo harán.

Ahora bien, si todavía no conoces cómo son las videoconsultas, el primer paso es adentrarte en tu vida privada. Con cualquiera de tus amigos o familiares puedes hacer una en alguna de las aplicaciones móviles gratuitas más populares que existen. Dentro de las principales se encuentran Facetime, WhatsApp, Hangouts, Teams y Skype.

Pueden intentar con varias de las opciones arriba mencionadas para que las compares y al final puedas seleccionar la que te resulte más cómoda. Aunque todas tienen el mismo objetivo, cada una presenta ligeros cambios.

Calidad de imagen y sonido en las videoconsultas

Analiza aspectos como el volumen del receptor, la calidad de la imagen y la fluidez de la conversación. Cada uno de los elementos es muy importante al momento de hacer una consulta médica a través de internet.

Una vez que que hayas elegido la aplicación que mejor se adapte a tus necesidades, es momento de difundir esta opción dentro de tus servicios profesionales. Puedes empezar por indicar a tus pacientes actuales que también cuentas con esta alternativa y preguntar si están interesados. A su vez, les debes de recordar que durante la contingencia no es recomendable que se expongan a la intemperie. Por lo tanto, las consultas a distancia son ideales para que eviten riesgos innecesarios, siempre recordando que habrá situaciones en las que se tenga que acudir a un consultorio.

De igual forma, recuerda que a pesar de que la atención será a través de un teléfono o computadora, te debes de comportar de la misma manera en la que ofreces tus consultas de rutina.

La importancia de la presentación

Sin importar que no tengas al paciente en el mismo espacio físico que tú, aspectos como tu higiene personal y presentación deben de prevalecer. Utiliza tu vestimenta de trabajo para atender la videollamada y recuerda siempre hablar con respeto para proyectar seguridad.

Al inicio también debes de verificar que escuchas con claridad al paciente y que él te escucha a ti. No es necesario gritar sino simplemente debes acercarte lo suficiente al al micrófono y pedir lo mismo a la otra parte.

También es importante el ritmo en tu manera de hablar. Siempre debes de hacerlo con calma para que tus palabras sean claras y entendibles. No debes de hacerlo muy rápido porque el paciente no te va a entender; en cambio, si lo haces muy lento lo vas a desesperar y eso puede resultar contraproducente.

Responde todas las dudas del paciente

Al igual que ocurre en cualquier consulta tradicional, siempre debes de preguntar si todas tus indicaciones han quedado claras o si existe alguna duda. Lo peor que puede ocurrir es que el paciente no entienda un paso porque eso impacta en las demás indicaciones y genera una cadena de errores. Ante cualquier incertidumbre debes detenerte y aclarar lo que no haya quedado claro.

Al finalizar la videoconsulta debes de preguntar de nuevo si todo quedó claro para poder darla por concluida. Nunca debes de olvidar que además de la salud del paciente, una correcta atención es la clave para iniciar una relación duradera.

Cuando realizas tu trabajo de forma correcta y el paciente se siente satisfecho, sin importar si se trata de una videoconsulta o no, es más probable que decida regresar contigo a una consulta de seguimiento cuando sienta alguna molestia. Con esto, estarás más cerca de convertirte en su médico de cabecera.

Material dirigido solo a profesionales de la salud. Información realizada para profesionales de la salud en territorio mexicano. Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.