El actual brote de ébola en el Congo es ya el segundo peor de la historia mundial. Instituciones locales de salud pública y organizaciones internacionales tienen poca esperanza. Algunos estimados indican que la crisis sanitaria no podría controlarse sino hasta mediados de 2019. Pero incluso en las circunstancias más duras, un pequeño rayo de esperanza se asoma.

Mediante Twitter, el Ministerio de Salud del Congo publicó un caso “milagroso”. Se trata de una bebé que, contra todo pronóstico, se recuperó del ébola. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la enfermedad tiene una tasa de fallecimiento de hasta 90 por ciento. En promedio, la mitad de los pacientes mueren. Cuando se le dio de alta a la pequeña, ya se registraban 255 víctimas. Asimismo, se contabilizaban 515 posibles casos, 467 confirmados

La paciente más joven curada en el Centro de Tratamiento del Ébola (CTE) en Beni. Fue admitida cuando solo tenía seis días. Pediatras, resucitadores y niñeras del CTE se turnaron en su cabecera durante 24 horas. Así, pudieron darle la mejor oportunidad de sobrevivir.

Un milagro, envuelto en una trágica historia sobre ébola

De acuerdo con AP, la mamá de la bebé también estaba infectada de ébola. La mujer perdió la vida durante el parto, pero la niña consiguió sobrevivir. Menos de una semana después de su nacimiento, la pequeña fue diagnosticada con la enfermedad. Tras esta valoración, expertos de salud del CTE se mantuvieron constantemente a su lado para darle las atenciones necesarias.

Cuando los expertos determinaron que estaba curada, fue devuelta a su familia. Su padre y su tía, todavía con vida, regresaron a casa con la bebé. Los cuidados de la joven pueden observarse en un video del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef). Este contenido fue publicado también a través de Twitter. En él, se puede observar cómo es cuidada por otros supervivientes. Estos pacientes recuperados son fundamentales para la lucha contra la enfermedad en la región.

Unicef estima que más de uno de cada tres pacientes de ébola en el Congo son menores de edad. Los infantes de cinco años o menos ocupan una décima parte de las víctimas. Además, el riesgo de muerte es más alto que en los adultos. En especial, si desarrollan síntomas como fiebre y diarrea. Muchos niños se han contagiado por actuar como cuidadores.