Actualmente existen más de un centenar de proyectos de vacuna contra la Covid-19 en distintas fases de investigación. Mientras que de manera paralela también se llevan a cabo trabajos para conseguir fármacos que permitan la curación en pacientes infectados. Ambos aspectos son igual de importantes para enfrentar la pandemia más grande del último siglo. Aunque en este segundo rubro existe un tratamiento surgido en nuestro país que se encuentra a punto de hacer historia.

Todo parte de un estudio piloto realizado en 209 pacientes infectados y atendidos en el Hospital Regional del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) de Puebla. A ellos se les aplicó un tratamiento experimental que mostró una mejora en el desenlace clínico en casos de moderados a severos. Además también hubo una reducción del 48 por ciento de la mortalidad.

Trabajo mexicano llama la atención en el extranjero

Ante los resultados mencionados ahora la Universidad de Harvard probará la estrategia implementada por especialistas mexicanos. La base de la propuesta se sustenta en la combinación de dos medicamentos ya conocidos en el mercado.

El científico universitario Sigifredo Pedraza Sánchez, de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), adelantó que la mezcla formará parte de un trabajo multicéntrico que llevará a cabo Ari Moskowitz, profesor asistente de Medicina del Centro Médico Beth Israel Deaconess de la escuela estadounidense.

“Se utilizaron los esteroides prednisona o prednisolona, fármacos conocidos desde la década de 1950 que reducen la respuesta inflamatoria durante la respuesta inmune. Ayudan a que los pacientes se puedan recuperar cuando la respuesta inflamatoria es muy fuerte en diferentes tipos de enfermedades”.

Funcionamiento del tratamiento

Como lo menciona, la estrategia mezcla la prednisona con ciclosporina A, un medicamento descubierto en la década de 1970 que se usa principalmente en pacientes con trasplantes de riñón. Tiene propiedades inmunosupresoras y evita el rechazo. También se utiliza en algunas enfermedades autoinmunes para reducir la respuesta inflamatoria.

El estudio, encabezado por el médico internista José Luis Gálvez Romero, del ISSSTE Puebla, contó con la participación del matemático Óscar Palmeros Rojas, de la Universidad Autónoma de Chapingo (UACh), y del biólogo en Ciencias Sigifredo Pedraza Sánchez, quien también es profesor del Taller de Biología de la Facultad de Ciencias. Los resultados fueron publicados recientemente en un artículo de la revista Journal of Internal Medicine.

La investigación que se realizó entre abril y mayo de 2020, controló sobre todo la respuesta inflamatoria, pero con la posibilidad de atacar la respuesta viral.

El tratamiento con esta combinación de medicamentos duró diez días en el hospital. Entre los resultados destaca que el grupo de control (al que solamente se aplicó prednisona) tuvo una mortalidad de 35 por ciento, mientras que en el segundo caso (con prednisona y ciclosporina A), se redujo a 22 por ciento.

El conjunto de pacientes fue de personas con Covid-19 en sus fases moderada, severa y leve. Los efectos positivos de la estrategia farmacológica fueron mejores entre quienes presentaron la enfermedad de moderada a severa.

Cuando se compararon esos grupos de enfermedad moderada a severa, la mortalidad en el grupo que recibió solo esteroides fue del 48.5 por ciento, mientras que el que sumó ciclosporina A fue del 24 por ciento.