Tus pacientes no te lo dicen pero, esto es lo que esperan de ti

223

Servir y ayudar a los pacientes son dos compromisos que los médicos adquieren al ejercer su profesión en clínicas, hospitales o cualquier otra institución de salud; sin embargo, existen algunos escenarios en que por diversas situaciones los profesionales de la salud ofrecen (de forma involuntaria) una impresión diferente a sus pacientes.

Seguramente lo anterior te ha sucedido en alguna ocasión y las cosas han distado mucho de ser miel sobre hojuelas. Asimismo, es probable que este tipo de situaciones te haya obligado a preguntarte, “cuáles son las habilidades que tus pacientes esperan de ti?”

De acuerdo con una investigación realizada por la Clínica Mayo, el siguiente es un listado con las habilidades que todo médico debe tener:

Seguridad

Muéstrate seguro durante la consulta y transmite este sentimiento a tus pacientes. ¿Cuál es la finalidad? pues que ellos se sientan a gusto contigo en el consultorio. La falta de seguridad puede causar que se omita información de importancia o un diagnóstico erróneo que pueda dañar su salud.

Empatía

Muchos médicos no lo consideran necesario; sin embargo, lo que no saben es que ponerse en el lugar de los demás es un gran paso para fidelizar a los pacientes. Una muestra de empatía es desarrollar un lenguaje más cercano que transmita seguridad y confianza, sobre todo al momento de explicar el significado de términos referentes a enfermedades, pruebas, diagnóstico o tratamientos.

Humaniza tu consulta

No seas de los médicos que sólo dan órdenes a sus pacientes, sino que debes incluirlos en el proceso de su propio cuidado de la salud. Escucha lo que te dicen, responde a sus preguntas y permite que participen en la toma de decisiones.

Habla con franqueza

Tus pacientes esperan que les hables con la verdad, sobre todo con lo que tiene  que ver con los tratamientos, la probabilidad de éxito, riesgos y costos.

Sé respetuoso

A menos que se trate de algo importante o urgente, no hagas esperar innecesariamente al resto de tus pacientes. Sabemos que tu tiempo es importante, que cada caso es distinto y que algunas consultas pueden tardar más que otras, pero en la medida de lo posible respeta el tiempo de la gente. Ser respetuoso también implica ser tolerante con las decisiones de tus pacientes, en caso de que deseen pedir una segunda opinión.