La Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai de Nueva York ha publicado un estudio con el que ha identificado diferentes tipos de daño estructural cardíaco que experimentan los pacientes con COVID19 después de una lesión cardíaca que podrían estar asociados a afecciones mortales que incluyen embolia pulmonar, ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca y miocarditis. Estas anomalías están mucho más relacionadas con un mayor riesgo de muerte en pacientes hospitalizados.

El estudio ha sido publicado en el “Journal of the American College or Cardiology” y en él se ofrecen hallazgos que ofrecen nuevos conocimientos que ayudan a los médicos a comprender mejor el mecanismo de la lesión cardíaca, lo que lleva a una identificación más rápida de los pacientes en riesgo y orientación sobre terapias futuras.

Valentín Fuster, el médico encargado del estudio

Tal y como ha explicado el doctor Valentín Fuster, director de Mount Sinai Heart y jefe médico de The Mount Sinai Hospital, “la detección temprana de anomalías estructurales puede dictar tratamientos más apropiados, incluida la anticoagulación y otros enfoques para pacientes hospitalizados y poshopitalarios”.

El estudio amplía la investigación anterior del Mount Sinai que muestra que la lesión miocárdica (daño cardíaco) es frecuentre entre los pacientes hospitalizados con COVID19 y se asocia con un mayor riesgo de mortalidad. Este estudio, además, se centró en los niveles de troponina de los pacientes, proteínas que se liberan cuando el músculo cardíaco se daña.

2/3 de pacientes con COVID19 presentan anomalías cardíacas

“Este es uno de los primeros estudios que proporciona datos ecocardiográficos y electrocardiográficos detallados en pacientes hospitalizados con COVID19 y evidencia de laboratorio de lesión miocárdica…Encontramos que entre los pacientes con COVID19 que se sometieron a una ecocardiografía transtorácia, estas anomalías estructurales cardíacas eran diversas y estaban presentes en casi dos tercios de los pacientes”, tal y como ha apuntado Gennaro Giustino, MD, Cardiology Fellow en The Mount Sinai Hospital.

La edad promedio de los pacientes estudiados fue de 63 años y el 67,2% eran hombres. De ellos, 190 pacientes (62,6%) tenían evidencia de lesión miocárdica; 118 tenían daño cardíaco en el momento de la hospitalización y 72 desarrollaron daño miocárdico durante la hospitalización. Los investigadores encontraron que los pacientes con lesión miocárdica tenían más anomalías electrocardiográficas, biomarcadores inflamatorios más altos.