Premiada como la investigación mejor valorada en el XVI Congreso Mundial de Salud Pública 2020, un estudio español ha analizado los factores que reducen el riesgo de mortalidad prematura y, de todos ellos, ha destacado 10 de los que al menos se deben cumplir siete de ellos para reducir un 60 por ciento el riesgo.

Según dicho estudio, se destaca estar con los amigos más de una hora al día, realizar una actividad física que equivalga a andar diariamente durante al menos 30 minutos o correr aproximadamente unas 2 horas a la semana, así como dormir una siesta diaria de 30 minutos.

El estudio contó con más de 22 mil voluntarios

Todos estos factores, tal y como han asegurado investigadores del CIBEROBN del proyecto “Seguimiento Universidad de Navarra” (SUN). En concreto, Maira Bes-Rastrollo, investigadora del CIBEROBN y la Universidad de Navarra, ha defendido este trabajo basado en la publicación Lifestyle-Related Factors and Total Mortality in a Mediterranean Prospective Cohor. En él, fueron dirigidos por Miguel A. Martínez González, los autores analizaron estos 10 factores en 22 mil 094 voluntarios.

Dicho estudio analiza conjuntamente 10 factores de vida saludable y concluye que, a igualdad de edad, cumplir al menos 7 de ellos reduce un 60 por ciento el riesgo de mortalidad prematura. Además, dicha investigación destaca no fumar nunca, seguir una dieta mediterránea, tener un IMC (Índice de Masa Corporal) menor o igual a 22kg/m, tener una baja exposición a la televisión (de menos de 2 horas diarias) y trabajar, al menos, 40 horas a la semana.

Son factores basados en actos muy cotidianos y asequibles

Según ha resaltado Maira Bes-Rastrollo, del departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra, “un aspecto muy interesante del estudio es que muestra que actos tan cotidianos y asequibles como los incluidos en esta escala reducen sustancialmente el riesgo de muertes prematuras, con independencia de otros factores de riesgo, como hipertensión, colesterol o diabetes, entre otros”.

El premio recibido por este estudio reconoce el trabajo de todo el equipo del proyecto SUN y homenajea la continuada perseverancia de sus incondicionales voluntarios, con más de 20 años de participación para los primeros que se incorporan al estudio. “Son quienes nos ayudan a evidenciar que la promoción integral de la salud debe ser una prioridad”, tal y como ha determinado Maira Bes.