Dentro de México, los trastornos mentales son relativamente comunes. Entre los más frecuentes, se cuenta la depresión, la esquizofrenia y la psicosis. Más raros son los casos de psicópatas, tanto en el país como el resto del mundo. Esto sería, en parte, por las condiciones físicas y emocionales que se requieren para desarrollar esta condición. Así lo afirma un nuevo estudio.

Publicada en Psychological Medicine, la investigación apunta que los psicópatas tienen un desarrollo inusual en la infancia. Concretamente, su cerebro experimenta una maduración acelerada. De acuerdo con Jesús Pujol, investigador de Barcelona coautor del estudio, este fenómeno tiene efectos adversos. A largo plazo, podría dificultar el manejo de las emociones.

Los psicópatas pueden ser el resultado de un estrés emocional en las primeras fases de su vida. Éste provoca una hipermaduración de las estructuras del cerebro involucradas en los sentimientos y la toma de decisiones. [Esto los protege del sufrimiento, pero dificulta que gestionen sus emociones. Sin embargo, son plenamente conscientes de sus actos].

Otros hallazgos sobre la estructura cerebral de los psicópatas

Pujol es también líder de la Unidad de Investigación de Resonancia Magnética del Hospital del Mar. Para sus conclusiones, analizaron el cerebro de personas con psicopatías. También, consultaron más de 400 artículos publicados sobre los psicópatas. En particular, literatura sobre el desarrollo, formación y comportamiento de estos pacientes.

Entre sus descubrimientos, se cuenta una similitud interesante. De acuerdo con el equipo de Pujol, los psicópatas y quienes consumen esteroides tienen una estructura cerebral parecida. Este fenómeno se presenta en pacientes que han ingerido esta sustancia por largo tiempo. También ligaron esta hipermaduración a eventos de estrés extremo durante las primeras etapas de vida.

De acuerdo con Pujol, la zona más afectada es el sistema frontal-basal. También el temporal anterior, el frontal medial y el cíngulo posterior presentan alteraciones. El experto explica que esta hipermaduración comienza para proteger al cerebro de los estímulos externos. Cuando termina esta evolución, los psicópatas son más resistentes al sufrimiento. Sin embargo, también tienen una notable falta de escrúpulos y un menor freno emocional.