x

Una mirada diagnóstica a la conservación de la salud visual

58

Patrocinado por RB MJN

 
 
 
 
Guiar a los pacientes con parámetros como la buena alimentación, la cual tiene incidencia directa en la salud visual y el manejo del estrés para tener un completo control de enfermedades visuales que pueden ser temporales, pero a futuro pueden afectar de forma permanente.
 
Una dieta equilibrada no es la solución a todos los problemas visuales, si ya existen, pero disminuye los riesgos de padecer patologías oculares en el largo plazo como degeneración macular asociada con la edad, glaucoma, cataratas.
 
El estrés, asociado a la rutina diaria afecta en gran medida la visión. El estado alterado de los nervios, la ansiedad y la depresión pueden influir y causar temblor en los ojos, pérdida de la visión o inflamación ocular, que en su mayoría son dolencias temporales que desaparecen después de un descanso.
 
Los problemas visuales limitan de manera importante la vida los pacientes y en muchas oportunidades ni nos percatamos de ello. Los problemas de visión pueden ocasionar dificultades con el equilibrio, la coordinación motora y afectar el desempeño académico y laboral, debido a la fatiga visual se pierde concentración y se altera la atención; se pueden ver afectadas las actividades diarias y se generan inseguridades que soluciona una visita a un profesional de la salud visual. [1]
 
A causa de la utilización continua de teléfonos inteligentes, tabletas u ordenadores se puede presentar el síndrome visual informático. Cada vez más personas en Colombia pasan una media de 6 horas frente a las pantallas, ya sea por trabajo, estudio o por ocio, se ha convertido en parte de la rutina diaria. Por lo que, el profesional debe mostrarle al paciente que el ojo humano no está preparado para ser sometido continuamente al impacto de la luz de las pantallas. Esto hace que aumenten enfermedades como la miopía, la fatiga visual, el picor, la visión doble, etc.
 
Para evitar enfermedades y minimizar los efectos causados por la exposición a las pantallas podemos:
  • Tomar pausas de por lo menos 15 minutos cada dos horas.
  • Parpadear para evitar la resequedad.
  • Utilizar gotas o un humidificador.
  • Evitar reflejos adicionales a los de la pantalla que usamos.
  • Visitar periódicamente al especialista para hacer una revisión.
En nuestra sociedad existen muchos mitos relacionados con el tema de la visión, que se han convertido en creencias. Algunos son:
  • Leer con poca luz le hace daño a la vista. Es aconsejable leer con luz natural, así se evita la fatiga visual. Leer con poca luz no causa un daño permanente.
  • Las gafas de sol son sólo para el verano. Las gafas de sol deben usarse incluso en invierno, los rayos UV son una constante amenaza para la salud visual.
  • Visitar al optómetra o al oftalmólogo sólo si hay problemas. La prevención y el autocuidado son fundamentales para la salud visual.
  • Comer zanahoria mejora la visión. La zanahoria es rica en vitamina A, que es la encargada de la producción de pigmentos de la retina del ojo (retinol) favoreciendo la buena visión ante la luz tenue. Sin embargo, no es verdad que comerla a diario o en grandes cantidades mejore la visión o evite la aparición de enfermedades relacionadas con ella. [2]
  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio colombiano
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, más no una prescripción o indicación médica