No existen dudas de que la Segunda Guerra Mundial es uno de los eventos históricos más tristes y lamentables de la historia contemporánea de la humanidad al provocar entre 70 y 83 millones de muertes y dejar ciudades completamente devastadas; sin embargo, aparte de todo el sufrimiento y el miedo generado también sirvió para propiciar el desarrollo de diversos avances tecnológicos que especialmente han sido aplicados dentro del campo médico.

De esta forma, dentro de las innovaciones realizadas durante el conflicto bélico, el científico británico Alan Turing logró descifrar el Código Enigma utilizado por la Alemania nazi, pero ahora, más de medio siglo después, el mismo principio empleado por el inglés podría servir para lograr detecciones oportunas de patologías.

Lo anterior fue dado a conocer por investigadores del Instituto Usher de Ciencias de la Salud y la Informática, quienes afirman que el mismo principio matemático que utilizó Turing ayudaría en la medicina de precisión para determinar qué personas presentan altas probabilidades de sufrir de algún tipo de cáncer y así poder ofrecer la alternativa más adecuada sin perder tiempo.

Al respecto, el profesor Paul McKeigue del Instituto Usher habló acerca de las ventajas que podría ofrecer este método que a pesar de haber sido diseñado hace varias décadas, en la actualidad podría servir para salvar millones de vidas.

Está surgiendo la nueva era de la medicina de precisión y este método debería facilitar que los investigadores y las agencias reguladoras decidan cuándo se debe usar una nueva prueba de diagnóstico en un paciente con altas probabilidades de padecer cáncer.