Unicef e iniciativa privada utilizan dron para entregar vacunas a población remota en isla del Pacífico

Sin la intervención del dron, la entrega de medicinas y suministros de salud podría extenderse por horas, debido a las difíciles condiciones geográficas

514

La tecnología dron ha evolucionado significativamente en los últimos años. Su fabricación es cada vez más barata, por lo que pueden utilizarse en operaciones fuera del ámbito militar. Dentro del sector salud, su popularidad solo crece conforme pasan los meses. Estas máquinas voladoras ya no solo transportan muestras de sangre. También entregan vacunas y suministros médicos.

Esta última proeza fue conseguida por un dron en una isla del Pacífico. Los habitantes de Vanuatu no suelen recibir fármacos. Su aldea se encuentra aislada por las condiciones geográficas. Se estima que, por estas barreras, 20 por ciento de los niños de la población no reciben la vacunación adecuada. Esta prueba podría ser fundamental para el futuro de la atención a la salud.

Un bebé, el primer beneficiado de la entrega del dron

La aldea se encuentra en la isla de Erromango, a poco menos de 2 mil kilómetros al este de Australia. Específicamente se encuentra en Cook’s Bay, en la zona oriental del territorio. Las vacunas y fármacos llegan a Dillon’s Bay, en el extremo occidental. Sin el uso del dron, la única forma de transportar los medicamentos es a pie o en bote, un trayecto que requiere de horas.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) organizó la entrega por dron. Para ello, contó con la ayuda de la compañía Swoop Aero, de origen australiano. Gracias a la aeronave, se pudieron entregar las medicinas en menos de 25 minutos. A principios del mes, la organización y la empresa realizaron vuelos de prueba de forma exitosa. Los videos fueron publicados en Twitter.

Para el transporte seguro de las vacunas, se equipó al dron con una caja de poliestireno. Dentro se colocaron los fármacos junto con varios paquetes de hielo y un medidor de temperatura. El calor extremo de la región podría arruinar el efecto de las medicinas, por ello se tomaron estas precauciones. Al aterrizar, una enfermera local inmunizó a 13 niños y 5 mujeres embarazadas. El primero en recibir la dosis fue un bebé varón, fotografiado por Unicef.

Henrietta Fore, directora ejecutiva del Fondo, se mostró satisfecha con los resultados de la entrega. Apuntó que el ejercicio en Vanuatu sienta un importante precedente. Señala que con el uso de un dron, se puede alcanzar incluso a las poblaciones más remotas. Esperan que, en el futuro, las aeronaves sirvan para dar atención a todos los niños del mundo.