Alrededor del mundo existen más de 160 proyectos de vacuna contra la Covid-19 que se encuentran en desarrollo. Cada uno está en una etapa distinta aunque de ellos son menos de una decena los que han iniciado la fase 3 de ensayos clínicos. Todos persiguen el mismo objetivo y esperan conseguir la meta antes de que concluya este año. Aunque no representa una solución inmediata contra la pandemia sí sería un paso importante para proteger a la población.

En ese sentido, existe un proyecto en específico que ha estado rodeado de polémica. Se trata de la vacuna Sputnik V desarrollada por el gobierno de Rusia. Es uno de los más avanzados aunque uno de los motivos es porque no ha respetado los protocolos que recomiendan las autoridades internacionales. Aunque de esta manera se aceleran los resultados finales, también existe el riesgo latente de que no funcione o inclusive que ponga en peligro la integridad de las personas.

Al respecto, The Lancet publica los resultados preliminares de las pruebas que actualmente se llevan a cabo y en donde han participado 76 voluntarios. Lo que más se destaca es que la vacuna sí funciona al generar inmunidad en las personas a las que ha sido aplicada.

Sí ofrece resultados favorables en voluntarios

El artículo explica que la inmunización indujo respuestas de anticuerpos en todos los participantes en un plazo de 21 días. Además también produce respuesta de células T que detectan y mata patógenos invasores o células infectadas. Precisamente es una de las características que también tiene la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

También se menciona que la vacuna está disponible en dos formulaciones. La primera es congelada y está diseñada para su uso a gran escala. Por otra parte también existe una versión liofilizada que está pensada para las regiones de difícil acceso debido a que puede almacenarse a temperaturas de entre 2 y 8 grados.

A su vez, se expone que la vacuna incluye dos vectores de adenovirus modificados para expresar la “proteína del pico” SARS-CoV-2. Aunque sí ha mostrado buenos resultados, se prevé que una dosis no sea suficiente y se requiera de refuerzos.

Al mismo tiempo, también han sido criticadas algunas limitaciones del ensayo. La primera es que se ha dado un seguimiento bastante corto de apenas 42 días a los participantes. También se ha criticado que algunas partes de la primera fase de los ensayos incluyan solo a voluntarios varones y que no hubiese placebo.

Principales efectos secundarios

Por otra parte, también se reportan algunos efectos secundarios en los voluntarios aunque ninguno de gravedad. Dentro de ellos, los más comunes fueron dolor en el lugar de la inyección (58 por ciento de los participantes), hipertermia (50 por ciento), dolor de cabeza (42 por ciento), astenia (28 por ciento) y dolor muscular y de articulaciones (24 por ciento).

Finalmente, se tiene previsto que en octubre inicien los ensayos clínicos de fase 3 con al menos 40 mil voluntarios de diferentes grupos de edad y de riesgo en distintas ciudades del mundo. Precisamente el Gobierno de Rusia y el de nuestro país ya firmaron un convenio para que México forme parte de las pruebas.