Los profesionales de la salud han mostrado su heroísmo durante la actual pandemia de Covid-19. Sin importar las carencias o las pequeñas retribuciones económicas, siempre están dispuestos para atender a la población que lo requiera. De hecho, por su trabajo son uno de los grupos más vulnerables a ser contagiados; sin embargo, eso tampoco ha sido un impedimento para que realicen sus labores.

Pero a pesar del trabajo ejemplar que han realizado los médicos y enfermeras, en nuestro país han sido atacados y denigrados por algunas personas. La falta de cultura y conocimientos ha derivado en la idea errónea de que los profesionales de la salud pueden contagiar con mayor facilidad a los que se encuentran a su alrededor.

Como resultado, desde el inicio de la Jornada Nacional de Sana Distancia el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) ha recibido 35 quejas de parte de trabajadores de la salud relacionadas con este nuevo virus.

De manera desglosada de las denuncias, 21 fueron presentadas por trabajadores de unidades médicas, nueve por galenos y cinco por personal de enfermería.

Las denuncias han sido de diversos tipo y van desde agresiones verbales que han sufrido en la calle o dentro de hospitales, la negación a utilizar el transporte público y hasta ataques físicos. En algunas ocasiones los trabajadores sanitarios han sido mojados con cloro por personas a su alrededor para supuestamente desinfectarlos y evitar contagios.

De manera preocupante, el uniforme médico en lugar de provocar respeto y admiración ahora es peligroso para el gremio de la salud. Los prejuicios han llevado a penosas acciones que no se deberían repetir.

Castigos más severos para las agresiones contra médicos

En ese sentido, también en días pasado se dio a conocer una propuesta para castigar con mayor severidad las agresiones contra profesionales de la salud en nuestro país.

La propuesta consiste en modificar el artículo 140 del Código Penal Federal para que este tipo de ataques sean considerados como delitos graves. De esta manera, los agresores serían sancionados con una pena de cinco y hasta 25 años de prisión y una multa de mil 500 veces el valor de la Unidad de Medida y Actualización.

¿Cómo denunciar un acto de discriminación?

Finalmente, recuerda que si eres víctima de algún acto de discriminación de este tipo o de cualquier otro, puedes interponer una queja ante la Conapred al número telefónico 5262-1490 o al 800 543 0033. Además también se pueden comunicar al correo electrónico [email protected]

Y en tu caso personal, ¿has sufrido de actos de discriminación por el simple hecho de ser un trabajador de la salud?