Patrocinado por RB MJN

 

 

 

A lo largo de los últimos años se ha transformado por completo la manera en la que los médicos se comunican con sus pacientes. La tecnología se ha convertido en una importante herramienta que hoy está al alcance de cualquiera y ha permitido simplificar los procesos. Y es en momentos como la actual contingencia cuando se observan todavía más las modificaciones que han dado pie a la Medicina del Siglo XXI.

Hasta hace no mucho parecía imposible que los pacientes pudieran concertar una cita médica a través de un correo electrónico o con el auxilio de redes sociales. En cambio hoy ya es una realidad y la tendencia muestra que cada vez serán más las personas que opten por esta alternativa debido a las ventajas que ofrece.

El impacto de internet en las consultas médicas

De igual forma, la masificación de internet y la proliferación de teléfonos celulares han permitido este cambio que cada vez es más notorio. Lo que antes parecían ideas futuristas hoy ya son una realidad y benefician tanto a los pacientes como a los médicos.

Si bien, la telemedicina es una opción que cuenta con varias décadas de historia y principalmente era utilizada para llevar atención a zonas rurales o alejadas de la sociedad, hoy ha evolucionado en las videoconsultas médicas. Es una herramienta que permite ahorros de tiempo, evita desplazamientos y funciona para la mayoría de los malestares generales.

Para casos específicos y especializados en los que se requiere de revisiones físicas a detalle las videoconsultas pueden no tener la misma efectividad que las consultas tradicionales; sin embargo, para el resto de casos sí es una opción válida.

Factores externos como la actual pandemia de Covid-19 han desencadenado que la mayoría de las personas tengan miedo de salir de sus hogares. Inclusive una vez que concluya la contingencia va a persistir el temor por exponerse a la intemperie. Pero como una alternativa para evitar perder pacientes puedes ofrecer esta opción dentro de los servicios de tu consultorio.

Ventajas de las videoconsultas médicas

No se requieren de grandes inversiones y no existe una complejidad. Lo primero que necesitas es una computadora o teléfono con acceso a internet en tu consultorio u hogar y alguna aplicación que permite realizar videollamadas. Las principales opciones gratuitas son Zoom, WhatsApp, Teams, Skype y Facetime.

Pero un punto muy importante que debes de tener en mente es nunca regalar tu trabajo. Nunca olvides que para lograr convertirte en médico requeriste de años de formación en la facultad. Por eso, al igual que cualquier consulta que ofrezcas, las videoconsultas también las tienes que cobrar.

Cobrar lo justo por tu trabajo

En primer lugar debes de definir una cifra, aunque por lo regular puede ser la misma que la de una consulta convencional o inclusive un poco menor. Pero lo principal es siempre cobrar la videoconsulta por anticipado.

Existen diversas maneras en las que puedes garantizar que tus pacientes te paguen y todo depende de las opciones de pago en tu consultorio. Lo más común es hacerlo con cargo a una tarjeta de crédito o débito así que son datos que debes de solicitar al momento de agendar el servicio.

También puedes cobrar mediante una transferencia bancaria o en servicios digitales como PayPal. Aunque siempre debes de verificar que el paciente realmente haya realizado el pago para proceder con el servicio.

Pero no son las únicas alternativas porque ahora también existen plataformas digitales que se encargan de realizar la transacción digital. Una de las más populares es Nimbo Telehealth que además te ayuda a concertar la cita y una vez realizado el pago te lo deposita en tu cuenta bancaria.

Siempre cobrar por anticipado

Sin importar la opción que elijas, nunca debes de olvidar que primero se cobra la atención y después se realiza la videoconsulta. Por otra parte, también debes de indicar a tus pacientes que las atenciones a distancia siempre son personales.

Al aplicar todos los consejos mencionados puedes estar seguro de que estás listo para ofrecer videoconsultas exitosas y recibirás un pago por tu servicio.

Material dirigido solo a profesionales de la salud. Información realizada para profesionales de la salud en territorio mexicano. Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.

Patrocinado por RB MJN

 

 

 

A lo largo de los últimos años se ha transformado por completo la manera en la que los médicos se comunican con sus pacientes. La tecnología se ha convertido en una importante herramienta que hoy está al alcance de cualquiera y ha permitido simplificar los procesos. Y es en momentos como la actual contingencia cuando se observan todavía más las modificaciones que han dado pie a la Medicina del Siglo XXI.

Hasta hace no mucho parecía imposible que los pacientes pudieran concertar una cita médica a través de un correo electrónico o con el auxilio de redes sociales. En cambio hoy ya es una realidad y la tendencia muestra que cada vez serán más las personas que opten por esta alternativa debido a las ventajas que ofrece.

El impacto de internet en las consultas médicas

De igual forma, la masificación de internet y la proliferación de teléfonos celulares han permitido este cambio que cada vez es más notorio. Lo que antes parecían ideas futuristas hoy ya son una realidad y benefician tanto a los pacientes como a los médicos.

Si bien, la telemedicina es una opción que cuenta con varias décadas de historia y principalmente era utilizada para llevar atención a zonas rurales o alejadas de la sociedad, hoy ha evolucionado en las videoconsultas médicas. Es una herramienta que permite ahorros de tiempo, evita desplazamientos y funciona para la mayoría de los malestares generales.

Para casos específicos y especializados en los que se requiere de revisiones físicas a detalle las videoconsultas pueden no tener la misma efectividad que las consultas tradicionales; sin embargo, para el resto de casos sí es una opción válida.

Factores externos como la actual pandemia de Covid-19 han desencadenado que la mayoría de las personas tengan miedo de salir de sus hogares. Inclusive una vez que concluya la contingencia va a persistir el temor por exponerse a la intemperie. Pero como una alternativa para evitar perder pacientes puedes ofrecer esta opción dentro de los servicios de tu consultorio.

Ventajas de las videoconsultas médicas

No se requieren de grandes inversiones y no existe una complejidad. Lo primero que necesitas es una computadora o teléfono con acceso a internet en tu consultorio u hogar y alguna aplicación que permite realizar videollamadas. Las principales opciones gratuitas son Zoom, WhatsApp, Teams, Skype y Facetime.

Pero un punto muy importante que debes de tener en mente es nunca regalar tu trabajo. Nunca olvides que para lograr convertirte en médico requeriste de años de formación en la facultad. Por eso, al igual que cualquier consulta que ofrezcas, las videoconsultas también las tienes que cobrar.

Cobrar lo justo por tu trabajo

En primer lugar debes de definir una cifra, aunque por lo regular puede ser la misma que la de una consulta convencional o inclusive un poco menor. Pero lo principal es siempre cobrar la videoconsulta por anticipado.

Existen diversas maneras en las que puedes garantizar que tus pacientes te paguen y todo depende de las opciones de pago en tu consultorio. Lo más común es hacerlo con cargo a una tarjeta de crédito o débito así que son datos que debes de solicitar al momento de agendar el servicio.

También puedes cobrar mediante una transferencia bancaria o en servicios digitales como PayPal. Aunque siempre debes de verificar que el paciente realmente haya realizado el pago para proceder con el servicio.

Pero no son las únicas alternativas porque ahora también existen plataformas digitales que se encargan de realizar la transacción digital. Una de las más populares es Nimbo Telehealth que además te ayuda a concertar la cita y una vez realizado el pago te lo deposita en tu cuenta bancaria.

Siempre cobrar por anticipado

Sin importar la opción que elijas, nunca debes de olvidar que primero se cobra la atención y después se realiza la videoconsulta. Por otra parte, también debes de indicar a tus pacientes que las atenciones a distancia siempre son personales.

Al aplicar todos los consejos mencionados puedes estar seguro de que estás listo para ofrecer videoconsultas exitosas y recibirás un pago por tu servicio.

Material dirigido solo a profesionales de la salud. Información realizada para profesionales de la salud en territorio mexicano. Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.