Con una notable popularidad que ha crecido de forma exponencial durante los últimos años, en la actualidad se estima que existen al menos mil 200 millones de videojugadores en todo el mundo, pero mientras algunos afirman que son dañinos e inclusive la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó la adicción a videojuegos como un trastorno mental dentro de la reciente actualización de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE), también existen algunos aspectos positivos a destacar.

Como muestra de lo anterior se puede mencionar lo ocurrido en Australia donde un programador de videojuegos identificó que en específico la consola Nintendo Switch tiene una función que podría ser benéfica para la salud: detectar tumores.

Debido a que se trata de una consola híbrida, el usuario descubrió que al utilizar los controles del equipo existía un dolor punzante en una de sus manos, situación que comenzó a intensificarse de manera gradual.

Al ver que el problema continuaba, el jugador decidió acudir con un médico y después de unas revisiones se identificó que padecía de un tumor en una de sus manos, aunque gracias a los videojuegos se pudo detectar el problema a tiempo, por lo que ahora se encuentra a la espera de someterse a una cirugía para que el tumor sea removido.

De esta forma, se piensa que los videojuegos podrían tener una función adicional y convertirse en una herramienta que le permita a los médicos el identificar cuando las personas presenten problemas de este tipo en sus manos.