Conforme transcurre el tiempo se conoce más sobre la Covd-19, enfermedad que ha provocado una de las crisis más severas en la humanidad. En un principio se pensaba que los contagios sólo eran posible por contacto directo. Por tal motivo, una de las primera indicaciones fue eliminar el saludo de mano, además también se recomendó el lavado de constante de manos. Aunque ambas se mantienen, ahora se ha visto que el virus es mucho más complejo.

Uno de los aspectos más importantes sucedió cuando se comprobó que el virus SARS-CoV-2 es capaz de mantenerse activo en el aire. Por tal motivo la Organización Mundial de la Salud (OMS) tuvo que cambiar su postura y añadir la transmisión por vía aérea a su guía médica.

Además desde un inicio se ha impulsado la idea de mantener una sana distancia entre personas para evitar contagios. En el caso de México la medida recomendada es de un metro y medio tanto en exteriores como dentro de lugares de trabajo. Ahora ahora eso podría cambiar a raíz de una investigación.

Como parte de un trabajo realizado por la Universidad de Florida se buscó identificar la distancia máxima a la que es posible que una persona infectada contagie a otras. El resultado de su estudio mostró que las partículas pueden transmitirse hasta a cinco metros de distancia.

En ese sentido, los encargados de la investigación explicaron que se trata de una transmisión por aerosoles. Con esto, las pequeñas gotas que se expulsan al hablar o estornudar generan nubes imperceptibles a la vista que permanecen durante un tiempo indeterminado en el aire.

Lo descubierto puede tener una fuerte repercusión porque de ser cierto entonces la distancia recomendada entre personas ahora será de al menos cinco metros. Y dentro de oficinas y lugares de trabajo ahora es necesario mantener una separación mayor para ofrecer la máxima protección posible.