El día de ayer te compartimos una noticia que ha causado preocupación en gran parte de la población. Se trata de la aparición de un nuevo virus denominado G4 EA H1N1 y el cual se considera que tiene un peligroso potencial pandémico. Todo surgió a raíz de un artículo publicado en la revista científica PNAS y el cual fue replicado por la BBC. Aunque se especifica que sólo está presente en cerdos, se añade que podría mutar y saltar a humanos con facilidad.

Prematuro decir que el virus G4 EA H1N1 sea pandémico

Ante un hecho tan delicado, el Dr. Eric Feigl-Ding, especialista en Epidemiología y catedrático de la Universidad de Harvard, ha sido de los primeros en aclarar la información. En primer lugar expresó que el virus señalado no es nuevo porque sus orígenes se remontan al 2016 cuando fue descubierto.

A su vez, el epidemiólogo agregó que de momento sólo se han reportado dos casos en cerdos que se encontraban en granjas en China. Por lo tanto resulta incorrecto mencionar que podría derivar en problemas mundiales como pandemia de influenza H1N1 de 2009 o la que actualmente se vive por el virus SARS-CoV-2.

Recalcó que el virus es real y se le debe dar seguimiento a las investigaciones en animales, aunque de momento no existe un riesgo real en humanos. No se ha notificado ningún caso en personas y de tratarse la situación de manera adecuada no habrá problemas mayores. Además expuso que no es necesario caer en falsos sensacionalismos, en especial por el contexto actual.

Recuento de lo ocurrido con el virus SARS-CoV-2

Por otra parte, se debe recordar que hasta el momento no se ha podido determinar con certeza el origen del virus SARS-CoV-2. Las investigaciones actuales señalan que surgió por zoonosis al pasar de animales a humanos, aunque todavía nadie lo ha podido comprobar con certeza. Las principales hipótesis indican que procedería de los pangolines o murciélagos.

De igual forma, tampoco queda claro el inicio del brote. Los primeros casos confirmados se detectaron el 31 de diciembre de 2019 en la ciudad de Wuhan, aunque algunas investigaciones indican que desde semanas antes ya estaba presente el virus.

En cambio, una investigación publicada hace unos días ha ido todavía más atrás. Al analizar aguas residuales recogidas en la ciudad de Barcelona el 12 de marzo de 2019 se identificó que ya contenían al virus SARS-CoV-2. Por lo tanto, ahora se duda realmente del momento y la zona en la que apareció por primera vez el brote.

Lo cierto es que de momento no se debe alarmar de forma innecesaria con el virus G4 EA H1N1. Aunque tampoco se debe caer en el otro extremo y pensar que se trata de una situación sin importancia. Lo correcto es que continúen las investigaciones para evitar repetir errores del pasado.