La salud se basa en el trabajo en equipo y la participación de cada uno de los integrantes es indispensable para ofrecer un servicio integral a los pacientes. Además es necesario que cada elemento muestre responsabilidad y empatía porque no solo está en juego su credibilidad sino la de todo el gremio. Es por eso que ahora la mala acción de un paramédico ha provocado indignación y comentarios negativos en nuestro país.

Los hechos

Todo parte de un intento de robo registrado en la colonia Santa María la Rivera de la Ciudad de México. Como consecuencia un hombre que conducía su vehículo recibió al menos un impacto de bala por resistirse al hurto. Mientras los ladrones se dieron a la fuga los testigos del incidente solicitaron el apoyo de una ambulancia.

A los pocos minutos llegó un equipo de paramédicos y uno de ellos revisó el pulso del hombre agredido. Fue entonces cuando se registró un grave error de ética y además fue captado en video por uno de los testigos del incidente.

En las imágenes se observa al paramédico retirar un reloj y un anillo que llevaba la víctima recién fallecida en una de sus manos. De inmediato lo guarda en su pantalón y se aleja del vehículo en medio de la multitud.

Por su parte, esta severa falla de inmediato se ha viralizado a través de redes sociales. Las críticas hacia el paramédico no se han hecho esperar y ahora lo que se solicita es su detención. A través de su rostro y las placas de la ambulancia en la que llegó se busca lograr identificarlo.

Mientras que este hecho no solo lo afecta a él sino a todo el gremio. Ahora las opiniones negativas son para todos los trabajadores encargados de brindar primeros auxilios y trasladar personas heridas a los hospitales. Sin importar las circunstancias jamás se debe caer en el hurto de pertenencias de los pacientes porque simplemente se trata de un robo.

Otro caso reciente de falta de ética

En tanto que lo ocurrido hace recordar otro lamentable hecho también registrado en la Ciudad de México hace unos días. Todo se generó cuando una mujer se sintió mal y decidió solicitar el servicio de una ambulancia privada para ser trasladada a un hospital cercana.

A los pocos minutos llegó el vehículo con dos paramédicos abordo y se brindó el servicio al instante. Aunque todo parecía marchar normal, una vez dentro del automóvil los dos individuos comenzaron a insultar verbalmente a la paciente. Mientras que eso no fue todo porque también le hicieron tocamientos indebidos y abusaron de ella sexualmente.

Como relata la mujer de 25 años, la dejaron abandonada en una calle y de inmediato ambos trabajadores se dieron a la fuga en la ambulancia. Al poco tiempo la víctima encontró una patrulla y solicitó el apoyo de los policías.

Fue gracias a las cámaras de vigilancia del Centro de Control y Comando (C2) que se pudo localizar el vehículo y se le dio seguimiento hasta identificar su ruta. De esta forma y con más patrullas de refuerzo se logró alcanzar a la ambulancia y arrestar a los presuntos delincuentes.