¿Ya conoces a las “Monjas de la Marihuana”?

231

Las “Hermanas del Valle” son dos monjas asentadas en el Valle Central de California en Estados Unidos, quienes se autodefinen como “anárquicas” y tienen por misión aliviar el sufrimiento del prójimo, para lo cual han desarrollado un polémico negocio: la elaboración y venta de medicinas a base de marihuna cultivada en su propio hogar, las cuales comercializan en Internet para distribuirlas, vía correo postal, en distintas partes del mundo.

Entre los productos que ofrecen se encuentran desde tónicos hechos con marihuana hasta camisetas con imágenes de ellas mismas en medio de sus plantaciones.

Estas mujeres, Darcy y Kate, han aclarado que no forman parte de ninguna orden religiosa si bien en algún tiempo fueron católicas, y que sus medicinas de marihuana están libres de tetrahidrocannabinol (THC), el psicoactivo que produce las alucinaciones.

Asimismo, han señalado que se encuentran en la “búsqueda espiritual para fabricar medicinas” pues, aseguran, respetan los regalos de la madre Tierra y trabajan para “unir el puente entre ella y las personas”.

En declaraciones para la BBC, Kate, de 55 años de edad, ha recordado el contacto que tuvo años atrás con personas moribundas que le pedían ayuda para aliviar su sufrimiento, “querían que los enseñara a fumar con pipa, ya que no tenían más hígado para asimilar antibióticos, o eran enfermos de Parkinson y necesitaban ayuda para controlar los espasmos”, señaló.

Kate ha mencionado que se entregó a este trabajo para elaborar medicinas de marihuana con fines curativos, creando, a su vez, un marco para empoderar a las mujeres y recuperar la sabiduría de las comunidades nativas.

Por su parte, Darcy, de 24 años de edad, se adaptó rápidamente a este estilo de vida en el que, han dicho, siguen un código espiritual tanto en sus actividades personales como laborales. Por ello, durante las dos semanas que separan la Luna nueva de la Luna llena son estrictamente célibes y veganas, hacen “meditación, sanación, tenemos el corazón y el alma puestos en la elaboración de un producto que cura”, explicó la monja.

Imagen: Instagram